India pone en peligro la Estación Espacial

La película 'Gravity' recrea las consecuencias de un escenario similar al provocado por India. / r. c.
La película 'Gravity' recrea las consecuencias de un escenario similar al provocado por India. / r. c.

Los residuos generados por la destrucción de un satélite podrían impactar en el complejo. «Es una terrible amenaza», advierte la NASA

S. ZAMORA

India ha puesto en alerta a medio mundo tras destruir uno de sus satélites en órbita y generar miles de desechos sin control que podrían colisionar directamente con la Estación Espacial Internacional (EEI) y poner en peligro a los astronautas que actualmente permanecen en ella.

No es ciencia ficción, aunque el escenario creado se asemeja demasiado al guion de la película 'Gravity'. En la cinta del director mexicano Alfonso Cuarón, el Control de Misión en Houston advierte al equipo de astronautas que se encuentra reparando el telescopio espacial 'Hubble' de que la destrucción de un satélite por parte de los rusos ha provocado una reacción en cadena y la formación de una nube de desechos espaciales que amenaza su seguridad. Demasiadas similitudes entre la realidad y la ficción.

Ahora, muchas naciones miran al cielo, pues, según la NASA, lo ocurrido supone una «terrible amenaza» y podría tener consecuencias imprevisibles sobre otros satélites e, incluso, poner en peligro la exploración espacial.

La operación llevada a cabo por la India para probar sus armas anti-satélite (ASAT) ha generado alrededor de 400 fragmentos (convertidos ahora en chatarra espacial), de los que 60 son lo suficientemente grandes (más de diez centímetros) como para que la NASA pueda seguirles la pista y evitar daños mayores.

El satélite indio fue derribado a una altitud relativamente baja (300 kilómetros) y eso, en principio, reduce los riesgos sobre la Estación Espacial Internacional (situada a unos 410 kilómetros) y la mayoría de los satélites orbitales.

«Actuamos en una órbita lo suficientemente baja para que toda esta basura espacial desaparezca en poco tiempo», recalcó G. Satheesh Reddy, jefe de la Organización de Investigación y Desarrollo de Defensa de India. El problema es que con la fuerte explosión del satélite, 24 de esos 60 residuos alcanzaron una altura superior y permanecen de forma descontrolada por encima de la órbita de la Estación Espacial Internacional. En ellos están puestos ahora todos los ojos, por el peligro que entrañan. La Nasa ya ha hecho el cálculo: la probabilidad de que impacten contra la EEI en los próximos diez días es de un 44%. A lo largo de ese tiempo, gran parte de los fragmentos habrán caído de regreso a la Tierra, pero algunos permanecerán indefinidamente en el espacio.

Un satélite que China destruyó en 2007 con un procedimiento similar al utilizado ahora por los indios ha liberado en el espacio hasta el momento unas 3.000 piezas, que aún no se han disipado.

Desde la Agencia Espacial norteamericana, tras su primera reacción de alarma, lanzan un mensaje tranquilizador y aseguran que disponen de los medios necesarios para esquivar esos fragmentos. No obstante, insisten en la actitud temeraria demostrada por la India. «Generar basura espacial por encima de este complejo orbital es algo inaceptable y, además, es incompatible con vuelos tripulados del futuro», advirtió Jim Bridenstine, jefe de la NASA.