«No me hacen gracia los chistes de gitanos»

Revolución de las mujeres. «Ahora hablamás abiertamente de todo». / afp
Revolución de las mujeres. «Ahora hablamás abiertamente de todo». / afp

La artista andaluza tiene nuevas canciones. «Me encanta que la gente haga lo que le salga del alma», dice sobre su polémica con Rosalía La Mala Rodríguez Cantante

ALVARO SOTO

Flamenco y rap parecían agua y aceite hasta que llegó La Mala Rodríguez (Jerez de la Frontera, 1979). Su irrupción, hace 20 años, fue un terremoto en la música española. Ganadora de dos Grammys Latinos (Mejor álbum latino y Mejor canción urbana), Barack Obama contó que la tenía en su 'playlist'. La Mala, que ha protagonizado el debate de la «apropiación cultural» con Rosalía, presenta ahora una nueva canción, 'Contigo'.

- ¿La Mala es tan mala como la pintan?

- ¡Peooooor! Más divertida que lo que dicen.

- Pero cuando empezó, usted era diferente...

- No soy tan diferente. La esencia de la gente no cambia, todos somos como somos desde que nacemos hasta que morimos y lo importante es que uno se vaya quitando lo malo e incorpore lo que le ayuda a brillar. Eso es lo que yo he decidido desde hace tiempo, juntarme con la gente que me hace bien.

- ¿Cómo se ve ahora?

- Me veo como una mujer, hace rato que dejé de verme como una chica. Tengo hijos mayores, así que me ha tocado madurar antes que a otros. Los hijos te hacen bregar con situaciones que para las mujeres son más difíciles y que debemos afrontar solas. Cuando empecé a rapear, seguía a otras chicas que rapeaban y me encanta ver que esto no cambia, que hay muchas raperas en este país. La mujer, hoy, antes no, está viviendo una revolución muy grande.

- ¿Y en qué consiste esa revolución?

- Las mujeres ahora hablan más abiertamente de todo. Antes era más difícil. Me gusta pensar que somos personas, que no hay tanta clasificación. Y aunque estemos clasificados, está bien que todos tengamos los mismos derechos. Pasan cosas horribles todos los días.

- Usted tiene familia gitana y una de sus últimas canciones se llama 'Gitanas'.

- La cultura andaluza, que es un conjunto de legados, entre ellos, el del pueblo gitano, tiene mucha pureza. Pero a mí los gitanos me dicen: '¡Sólo hablan de nosotros para decir cosas malas!'. Y eso es verdad, eso es real. Como españoles que somos, deberíamos ir quitándonos prejuicios. El ser humano es prejuicioso y es superagradable cuando te encuentras con una persona que no tiene prejuicios... Eso sienta tan bien. Sería maravilloso que eso ocurriera cotidianamente.

- ¿Usted se ríe de los chistes de gitanos?

- No, a mí no me hacen gracia. La verdad es que a mí no me hacen gracia muchos chistes. A mí me hacen risa los juegos de palabras. '¿Conmigo' No, contiguo'. Esas chorradas absurdas me hacen risa, pero no me hace risa cuando se ríen de alguien por su aspecto o los clichés. Y no me parece bien que la gente se ría con esos chistes porque hacen que la cadena continúe.

- ¿Fue para tanto su disputa con Rosalía sobre la «apropiación cultural»?

- A mí me parece muy bien que cada uno haga lo que le sale del corazón. Me encanta que la gente haga cosas que le salen de su alma. Alguna vez he hablado con Rosalía. No entiendo por qué yo tengo que dar la opinión de nadie y que me vengan a buscar movidas. Yo te puedo decir lo que a mí me gusta, pero no soy juez. A la gente le gusta el morbo. Yo estoy en paz con todo el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos