Cómo evitar que envíen propaganda electoral a su vivienda durante la próxima campaña

Propaganda electoral en un colegio. /Vicens Giménez
Propaganda electoral en un colegio. / Vicens Giménez

La sede electrónica del INE ofrece la opción de darse de baja en el listado censal de los partidos

C. MANCHÓN

Tras el fracaso en la negociaciones entre las principales fuerzas políticas, el 10 de noviembre se celebrarán de nuevo elecciones generales en nuestro país. Estos comicios, los cuartos en un período de cuatro años, también traerán consigo la cuarta campaña electoral a nivel nacional en este pequeño lapso de tiempo. Entre los procedimientos de la campaña se encuentra el envío de propaganda postal, un procedimiento del que se puede evitar ser partícipe.

Son ya muchos los ciudadanos que se han unido a la campaña #NoEnMiBuzón. Un movimiento con el que se pretende prescindir de este servicio debido al hartazgo con la clase política o la poca consideración ecológica de esta herramienta electoral. Ahorase puede evitar que los partidos le envíen estos documentos a su domicilio a través de un sencillo proceso.

Este procedimiento se lleva a cabo desde la sede electrónica del Instituto Nacional de Estadística (INE). Para darte de baja en el censo es necesario identificarse en este portal web a través del certificado electrónico o el sistema Cl@ve PIN. Tras acceder con las claves, se abrirá una página con los datos del ciudadano en cuestión, debiendo clickar la opción «enviar solicitud» en el apartado de la solicitud de exclusión de las copias de partidos políticos. Completados estos pasos, la exlcusión del censo está completa. Se podrá descargar un PDF que sirve como confirmación de esta exclusión.

Según el reglamento, esta solicitud se puede realizar hasta el decimotercer día posterior a la publicación de la convocatoria electoral en el BOE, gracias a un cambio en la Ley Electoral aprobado en 2018.

La decepción de la ciudadanía con la clase política se incrementa en nuestro país. Es por ello por lo que muchas personas tomarán esta decisión de no recibir propaganda electoral en sus viviendas. La campaña #NoEnMiBuzón comienza a cobrar importancia en las redes sociales, contando con el apoyo de votantes de cualquier ideología, a los que les une el rechazo a esta generación de políticos, el gasto de papel innecesario o el coste de estos envíos, que asciende a millones de euros.