El PSOE busca el respaldo del Congreso para que a los universitarios que aprueben les salga gratis la carrera

El PSOE busca el respaldo del Congreso para que a los universitarios que aprueben les salga gratis la carrera
EFE

El plan alcanzaría en cuatro años a todos los estudiantes, con independencia de su renta, y requeriría de un gasto público adicional de 730 millones

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

El PSOE registró este jueves una proposición no de ley para que la mayoría del Congreso reclame al Gobierno que haga los cambios precisos en los sistemas de becas y tasas universitarias para que los estudiantes de los centros públicos que aprueben a la primera todas las asignaturas la carrera les salga gratis.

La iniciativa, una vez desarrollada completamente, contempla que el sistema general de becas exima de pagar tasas de primer curso a los alumnos que tengan una nota media de cinco en Bachillerato -rebajando el actual 5,5- y que, con igual exigencia académica, también les sufrague en los cursos posteriores el coste de todas las asignaturas en las que se matriculen por primera vez. La medida alcanzaría a todos los que cumplan las condiciones, con independencia de su renta, que solo pagarían tasas de segunda o sucesivas matrículas por las materias suspendidas.

El plan, para el que los socialistas piden el apoyo del Congreso, se completaría en un plazo de cuatro años y requeriría de una inversión adicional en becas de 730 millones anuales para beneficiar al aproximadamente un millón de universitarios que calculan tendrían derecho a la gratuidad de estudios.

Se implantaría de forma progresiva, con una inversión anual adicional de entre 180 y 200 millones, y tendrían preferencia para lograr la gratuidad en primeras matrículas las rentas más bajas. Calculan que en el primer año se pasaría de 277.000 alumnos con primeras matrículas gratuitas a unos 500.000. Cada uno de los tres años posteriores se aumentaría progresivamente el nivel de renta que permitiría acceder a la beca, con el consiguiente aumento de beneficiarios hasta donde lo permitiese el presupuesto.

Las becas cubrirían el precio de unas tasas de matrícula que previamente se tendrían que haber modificado por Gobierno, comunidades autónomas y universidades en el marco de un pacto para cambiar el modelo de financiación de los centros de estudios superiores españoles, que termine con los precios de matrícula excesivos, las grandes diferencias territoriales y que, también en cuatro años, garantice que España dedica a las universidades públicas una financiación suficiente y equivalente a la media de la UE y los países desarrollados, de los que ahora está muy lejos.

Proponen terminar con el «tasazo» provocado por el PP en 2012, que ha permitido un encarecimiento medio del 30% de las matrículas, y acabar con las diferencias autonómicas, con precios de hasta más del doble en las tasas de los mismos grados. Los socialistas proponen un precio medio del primer curso de unos 960 euros (a 16 euros el crédito de primera matrícula) y unas tasas de segunda y sucesivas matrículas con una horquilla reducida, que impida grandes diferencias autonómicas y rebaje los altísimos precios actuales.

El objetivo final del plan, según los socialistas, es aproximar la Universidad pública española hacia la gratuidad y mejorar la cobertura de las becas para que ningún joven tenga que renunciar a los estudios superiores por no cumplir los requisitos para obtener ayudas públicas, como considera que sí ha ocurrido y ocurre ahora debido al «tasazo» y al endurecimiento de los criterios académicos para recibir beca implantados por el PP.

 

Fotos

Vídeos