Grupo Sorolla

Grupo Sorolla Educación: responsabilidad social empresarial y desarrollo sostenible

Grupo Sorolla Educación: responsabilidad social empresarial y desarrollo sostenible
La cooperativa educativa ha vertebrado su política de responsabilidad en torno a un único eje: los objetivos de desarrollo sostenible marcados por Naciones Unidas para 2030
SUPLEMENTOSValencia

Grupo Sorolla Educación, cooperativa distinguida por la excelencia educativa en los seis centros que tiene en Valencia y Alicante, ha decidido apostar por el futuro y vertebrar toda su organización en base a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) que Naciones Unidas marcó para el año 2030. Por eso, el enfoque de su nueva política de responsabilidad social empresarial gira en torno a estos objetivos de desarrollo sostenible pero siempre con la mirada puesta en la formación en valores de sus alumnos y en el compromiso con su educación.

«El lema de futuro no es casual», tal y como explica Amparo Bertomeu, técnica de calidad de Grupo Sorolla Educación. «Nuestra meta es sensibilizar al alumnado a partir de esos objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y formar así la conciencia de los futuros ciudadanos», destaca. Actualmente, esta cooperativa educativa cuenta con seis colegios: Julio Verne School Torrent, La Devesa School Carlet, La Devesa School Elche, Colegio Martí Sorolla Valencia, Colegio Jardín Valencia y las Enseñanzas Profesionales CAJ en Valencia.

La nueva responsabilidad social empresarial de Grupo Sorolla Educación cuenta con esos objetivos de desarrollo sostenible marcados por Naciones Unidas como hilo conductor de su última memoria de actividad, al tiempo que se fija la meta de lograr el desarrollo sostenible de su organización y de imprimir ese mismo reto en la conciencia y sensibilidad de sus alumnos. «Se trata de crecer teniendo en cuenta a las personas de Grupo Sorolla Educación y de garantizar que el proyecto tendrá futuro, que será sostenible y podrá mantenerse y seguir desarrollándose», añade Bertomeu. No obstante, «no queremos enfocar esto solo desde un punto de vista empresarial, sino que, dado que nuestro trabajo es educar, nuestra intención es transmitir esos mismos objetivos de desarrollo sostenible a nuestros alumnos, enseñarles la importancia de orientarse hacia la sociedad y de cuidar nuestro entorno; educarles en competencias y valores para, de esta forma, formarles como ciudadanos y realizar nuestra aportación a la hora de conseguir un futuro mejor para todos». El fin último de los objetivos de desarrollo sostenible incluidos en la nueva responsabilidad social es, en definitiva, intentar que el colectivo esté por encima del individuo y que el futuro prevalezca sobre el presente para conseguir un mundo mejor.

Objetivos señalados por la ONU

A la hora de diseñar su nueva responsabilidad social, la entidad ha decidido hacer hincapié en siete de los objetivos de desarrollo sostenible señalados por la ONU y que pasan por el fin de la pobreza, la salud y el bienestar, la educación de calidad, la igualdad de género, el trabajo decente y el crecimiento económico, la producción y el consumo responsables, y la paz, la justicia y las instituciones sólidas.

El primero de estos objetivos de la nueva política de responsabilidad de Grupo Sorolla Educación es el fin de la pobreza. En este apartado se ha incluido toda la información relativa a las becas en los colegios de la entidad, donde el curso pasado 2017-18 se invirtieron 6.500 euros en sufragar parcial o completamente el comedor del alumnado de los centros concertados de la organización, además de detallar en qué se empleó el dinero recaudado gracias a las colaboraciones de las familias en diferentes proyectos. En el curso anterior, los 4.923 euros que se recogieron se entregaron a Casa Caridad, Fundación Sarabastall, Escoles Solidaries, Manos Unidas y Fundación Vicente Ferrer. Por último, la memoria de actividad del curso 2017-18 también especifica las cuatro acciones contra la pobreza que desarrolla uno de sus colegios, el Martí Sorolla de Valencia, que colabora con la recogida de ropa y zapatos para Casa Grande, la recogida de alimentos para el Banco de Alimentos de Valencia, y la cesión gratuita de sus instalaciones a la Sociedad Musical Amparo Iturbi y al Club de Baloncesto de Malilla.

El segundo de los objetivos en el que incide Grupo Sorolla Educación es la salud y el bienestar. En este apartado, la nueva visión de la entidad destaca que sus centros escolares son espacios cardioprotegidos gracias a la instalación de seis desfibriladores distribuidos por todos sus colegios, además de haber formado equipos en primeros auxilios y reanimación con la inversión de un total de 10.218 euros durante el curso pasado. También es imprescindible en este apartado hablar del fomento de hábitos saludables que lleva a cabo el Grupo Sorolla Educación entre sus alumnos, ya sea mediante la formación transversal de la educación sexual, deportiva, la seguridad vial, la mediación y la ciudadanía digital, como en acciones de prevención contra las conductas adictivas, el consumo de sustancias, la salud mental o las enfermedades de transmisión sexual. Las colaboraciones económicas de las familias de los alumnos también están muy presentes en el tema sanitario y, por eso, la nueva política de responsabilidad social empresarial de esta cooperativa educativa da cuenta de ello. El curso pasado, las familias donaron un total de 8.229 euros que se emplearon en colaborar con diferentes entidades como la Asociación de Padres de Niños Con Cáncer de la Comunitat, la Asociación Española Contra el Cáncer, el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe, la ONG Payasospital y Asindown.

Una educación de calidad

El tercero de los objetivos de desarrollo sostenible que se ven subrayados en la nueva política de responsabilidad social empresarial de Grupo Sorolla Educación es, precisamente, la búsqueda y mantenimiento de una educación de calidad. Por eso, la organización apuesta por un modelo pedagógico centrado en el aprendizaje y la formación integral de los alumnos y en su formación en competencias y valores para conseguir que sean autónomos y responsables, capaces de trabajar en equipo, competentes, creativos, reflexivos, críticos y con habilidades sociales. Para lograr alcanzar estas metas es imprescindible trabajar la sensibilización del alumnado, algo a lo que la cooperativa educativa presta especial atención. El año pasado lo hizo, entre otras acciones, a través de dos proyectos: el Polís Energés ('La Ciudad Sostenible') y el proyecto sobre el Holocausto Nazi ('Aunque todos lo hagan, yo no'). El primero se desarrolló en ESO y Bachillerato del Colegio Martí Sorolla y su objetivo fue conocer y profundizar en las necesidades e intereses del barrio, mientras que el segundo pretendía que los alumnos adquiriesen conciencia de los problemas actuales del mundo gracias al recuerdo de situaciones históricas pasadas que no deben volver a repertirse, como el holocausto nazi. Por último, la educación de calidad de Grupo Sorolla Educación se refleja en haberse convertido en Cambridge International School en La Devesa School Carlet, La Devesa School Elche y en Julio Verne School, un modelo que permite complementar la titulación española con una titulación internacional reconocida a nivel mundial, además de ofrecer cursos de idiomas en verano, intercambios o estancias académicas en Europa y América.

Otro de los ámbitos analizados es todo lo que se refiere a las instalaciones educativas y a las herramientas digitales que están a disposición de los alumnos. En los centros que gestiona la cooperativa se han invertido 1.375.551 euros durante el curso pasado para adaptar los centros a las necesidades de los estudiantes y para facilitarles tecnología de vanguardia.

Todo ello ha llevado a que el Grupo Sorolla Educación, que cuenta con un índice de satisfacción de un 85% entre las familias y de más de un 75 % entre su alumnado, haya entrado a formar parte del Club de Primeras Marcas, a que se haya convertido en una Microsoft Showcase School y a que haya conseguido el sello EFQM 500+, mientras que sus alumnos han sido reconocidos con premios a la excelencia académica y han conseguido formar parte de diversas olimpiadas académicas, además de llevar a cabo el modelo de Parlamento Europeo.

También se hace hincapié, a través de la memoria de actividad del curso 2017-18, en otro de los objetivos de desarrollo sostenible: la igualdad de género. En este apartado, se detalla en qué consiste el segundo Plan de Igualdad de la cooperativa, cuya intención es garantizar la igualdad de oportunidades y la no discriminación por sexos –el 71 % de sus empleados son mujeres–, así como la diversidad de género existente en la entidad y la diversidad por puestos laborales. El 54,55 % de los mandos intermedios de la cooperativa son mujeres, mientras que en la dirección, la administración y los puestos docentes hay una mayor presencia femenina.

El trabajo decente y el crecimiento económico es otro de los objetivos que vertebran la RSC de Grupo Sorolla Educación. En este apartado, la entidad ha alcanzado máximos históricos de ingresos y resultados, lo que ha permitido superar por primera vez el patrimonio neto de la cooperativa en más del 50% del total de los recursos, además de conseguir un trabajo de calidad, con puestos estables y de retribución económica acorde a su función, para las 291 personas empleadas, de las que el 69 % son socias de la cooperativa. Todos ellos han recibido formación en seguridad y salud laboral (2.114 horas en total) y han sido evaluados en el desempeño diario de sus tareas. Además, dentro de este mismo objetivo Grupo Sorolla quiere resaltar como línea de futuro, destaca el fondo de formación de la entidad. Durante el curso pasado, dicho fondo fue de 234.744 euros; el dinero se distribuyó en la formación del personal, en el Grupo Sorolla Benefits –una plataforma de descuentos sobre diferentes productos y servicios para los socios–, en las becas escolares para los 29 alumnos con mejor expediente, en llevar a cabo el modelo de Parlamento Europeo que el año pasado realizaron 51 de los alumnos y en relaciones intercooperativas.

Producción y consumo responsables

La nueva política de responsabilidad social empresarial de Grupo Sorolla Educación le sirve a la organización como eje un vertebrador que también incluye la producción y el consumo responsable como una de las metas a conseguir en los próximos años. En este ámbito, el grupo cooperativo ha cuidado especialmente la gestión de sus proveedores –el 87% son locales y el 66% cuenta con planes de gestión de residuos– y el consumo para intentar mejorar la eficiencia energética y aumentar el correcto reciclaje de todos los materiales que se utilizan en sus centros educativos. Asimismo, se ha desarrollado un amplio programa de sensibilización medioambiental dirigido a estudiantes, familias, personal de los centros y sociedad en general para concienciar sobre la importancia de respetar y cuidar la naturaleza. Con este objetivo, el curso pasado se llevaron a cabo tres proyectos –Polís Energés en el Colegio Martí Sorolla, Regla de las tres erres en La Devesa School Carlet y Bandera verde en La Devesa School Elche– para profundizar en el respeto hacia el planeta y la concienciación sobre el medio ambiente.

La justicia y las apuesta por unas instituciones sólidas son el último de los objetivos de desarrollo sostenible que se desarrollan en la nueva política de responsabilidad empresarial de la cooperativa educativa. El reto se trabaja, en esta ocasión, a través de la adhesión a un código de conducta que define los valores y principios de Grupo Sorolla Educación para asegurar un comportamiento correcto de todos sus profesionales, además de un programa de cumplimiento que incluye medidas de vigilancia y control para prevenir cualquier conducta inadecuada. De hecho, la memoria del curso pasado no recoge ni una sola denuncia en este aspecto.