Una de cada tres familias valencianas cree que la formación en idiomas de sus hijos no es adecuada para su futuro laboral

Una de cada tres familias valencianas cree que la formación en idiomas de sus hijos no es adecuada para su futuro laboral
Irene Marsilla

Estiman que el conocimiento del inglés en la región es inferior a la media de España

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

Una de cada tres familias valencianas cree que la formación en idiomas del centro educativo de sus hijos no es adecuada en relación a su futuro laboral. Concretamente, lo piensa así algo más del 36% de los residentes en la Comunitat que han participado en el último estudio realizado por el foro de investigación periodística Educa2020 en colaboración con la Fundación AXA, Sigma Dos, la Conselleria de Educación y Edem Escuela de Empresarios. La cifra de las familias valencianas que no está satisfecha con el aprendizaje de otras lenguas es visiblemente superior que la media nacional, que no supera el 29%. En esta línea, casi la mitad apunta que la formación sí es adecuada, pero debería mejorar.

Los expertos que han presentaron el informe, en el que se han encuestado a 19.000 familias españolas, 1.660 de ellas valencianas, han detectado que en las autonomías en las que existe una segunda lengua oficial (como el valenciano en el caso de la Comunitat) la percepción es que el aprendizaje de ese idioma va en detrimento de, por ejemplo, el inglés; es decir, las familias estiman que el conocimiento del inglés en la región es inferior a la media.

No sólo los residentes en la autonomía se muestran insatisfechos con los conocimientos en idiomas de los escolares. En general, algo más de una de cada cuatro familias (en concreto, el 27,3%) considera que en la Comunitat no existe una oferta adecuada para la formación de sus hijos, porcentaje que se eleva al 33,3% en la media nacional. Ante esta situación, a la mayoría de las familias no le importaría o incluso estaría de acuerdo en que su hijo se fuese a estudiar a otra autonomía (sólo el 10% se opone) o al extranjero. Sin embargo, más de la mitad de los encuestados apunta que esos desplazamientos a otras regiones o países se llevarían a cabo por «motivos económicos». Buscar una educación o formación mejores sería la segunda razón.

Por otra parte, el informe recoge también que una de cada cuatro familias valencianas (el 25,5%) considera que sus hijo no obtiene buenos resultados académicos, y la mayoría lo achaca a la falta de motivación del alumno y porque no se esfuerza lo suficiente.

Por otra parte, el estudio también pone de manifiesto que la Formación Profesional sigue siendo el 'patito feo' de la educación, al menos en el concepto de los padres de los alumnos. Sin embargo, los padres de Comunitat tienen más conocimiento y valoran ligeramente mejor la FP que en el resto de España (57,5 frente a 54,7%). En todo caso, siguen siendo pocos los padres que reconocen haber hablado con los orientadores y tutores de sus hijos acerca de la posibilidad de que estos estudien FP: este porcentaje en la Comunitat es apenas un 27,9% de los padres declarando haber tratado con los orientadores la posibilidad de que sus hijos estudien FP, frente a un 22% de media nacional.

Los padres valencianos, como la mayoría del resto de autonomías, se inclinan por el Bachillerato de Ciencias para sus hijos, en detrimento de los bachilleratos tecnológico (uno de los porcentajes más bajos de España) y humanístico. Sin embargo, el bachillerato de Ciencias Sociales destaca muy por encima de la media, donde el casi el 32% de los jóvenes lo cursan, frente al 22% nacional.

La encuesta incide en la valoración de los padres sobre la Formación Profesional, que algo más de la mitad de los encuestados piensa que aún tiene mala imagen, aunque en Comunitat la valoración positiva es algo superior a la del resto de España. Los estudios anteriormente realizados por Educa2020 y la Fundación AXA muestran que la oferta laboral de las empresas se dirige fundamentalmente hacia la FP. En la Comunitat, los estudiantes de FP superior se decantan en los primeros lugares por carreras de animación de actividades físicas y por integración social. Los que estudian FP de grado medio se encaminan hacia la gestión administrativa y técnicos en actividades comerciales.

En esta línea, Josep Alfonso, director de la Fundación AXA, destaca que «la adecuación de la formación a las necesidades económicas de un país es clave para el crecimiento, de ahí la necesidad de revalorizar e impulsar la Formación Profesional en España».

La presentación del estudio ha contado con la participación de la directora del centro universitario Edem Escuela de Negocios, Lucía Egea, quien del informe subraya la importancia que supone para los jóvenes la opinión de sus padres a la hora de elegir sus estudios. «Elegir un grado es una decisión importante, ya que supone una inversión de tiempo de cuatro años. Desde EDEM focalizamos nuestra oferta de grados para que lo puedan aprovechar al máximo potenciando el talento y desde una óptica diferencial: el 50% de la enseñanza es en inglés, se realizan prácticas en empresa todos los años, se incentiva el pensamiento creativo y la curiosidad y se enseñan 'soft skills', competencias universales y necesarias para cualquier posición. Además, contamos con un amplio sistema de becas», afirma.