Grupo Sorolla Educación

Un aula del futuro en Julio Verne School para desarrollar las habilidades que exigirán las profesiones del futuro

Un aula del futuro en Julio Verne School para desarrollar las habilidades que exigirán las profesiones del futuro
El Aula Steam del Julio Verne School es un espacio innovador donde los alumnos profundizan de manera transversal destrezas imprescindibles para su futuro
SUPLEMENTOSValencia

En un mundo en constante y vertiginoso cambio, la educación cumple un papel fundamental a la hora de formar a los futuros ciudadanos. Y, precisamente por esa velocidad de transformación de nuestro entorno, se hace imprescindible apostar por un modelo pedagógico propio, versátil y competencial en el que los valores estén muy presentes y las destrezas sirvan a los alumnos no sólo en el mundo de hoy, sino también en el de mañana, cuando aparecerán profesiones que ni siquiera existen aún. Todo esto lo saben en Julio Verne School y, por eso, trabajan con un modelo educativo flexible e innovador que pone el foco en potenciar la destreza de aprender a aprender, en adquirir habilidades socio-emocionales sólidas, cultivar la inteligencia emocional y el emprendimiento y asegurar así el futuro laboral de sus alumnos para cubrir las profesiones del futuro.

Es «una metodología pedagógica tremendamente innovadora y en constante evolución gracias a la investigación del profesorado», tal y como explica María José Sánchez, directora de Julio Verne School, el centro de Grupo Sorolla Educación en Torrent. Se trata, explica Sánchez, «de trabajar las competencias de una manera completa y transversal porque, al fin y al cabo, son las que van a preparar a nuestros alumnos para su futuro laboral, para cubrir las profesiones del futuro y para responder a lo que buscan las empresas«.

Con este espíritu nace el Aula Steam de Julio Verne School, un espacio de futuro en el que se enseña a los estudiantes a «aprender a aprender», además de ayudarles a potenciar sus habilidades socioemocionales, la inteligencia emocional, los valores y el emprendimiento. Y es que en ella los alumnos se convierten en protagonistas de su propio aprendizaje y trabajan de manera transversal multitud de cuestiones a partir de un determinado proyecto educativo elegido cuidadosamente para despertar su interés y alentar su motivación. «En el aula del futuro, nuestros estudiantes de Sexto de Primaria a Cuarto de la ESO se aplican en desarrollar proyectos de investigación sobre aspectos que resultan significativos para cada grupo de edad», agrega Sánchez. «En cada desafío, que puede consistir por ejemplo en crear una empresa de la nada, los alumnos trabajan las habilidades comunicativas, las competencias digitales, la creatividad, el emprendimiento, la habilidad social y el civismo, las matemáticas, el arte y, por supuesto, potencian la destreza de aprender a aprender», explica.

Las competencias comunicativas se cultivan mediante la expresión escrita y oral, que les exige el proyecto, ya que no solo deben desarrollar una idea por escrito sino también transmitírsela verbalmente a sus compañeros y profesores y recibir los comentarios de estos. Las habilidades digitales se trabajan en el aula del futuro gracias a la utilización de los ordenadores y portátiles –uno por alumno a partir de Quinto de Primaria–, que en estos casos no son un medio para conseguir algo sino un fin en sí mismo. Por su parte, el Aula Steam permite desarrollar la creatividad y el emprendimiento porque los estudiantes se enfrentan en ella a un reto constante, ya que deben idear diseños, nuevos productos, lemas... Y todo mediante itinerarios personalizados en algunas materias como matemáticas, en la que los alumnos pueden pasar de un nivel de dificultad a otro en función de la necesidad y la capacidad de cada uno.

De esta forma y gracias a las virtudes del innovador modelo pedagógico que sustenta el aula del futuro, los estudiantes del Julio Verne School tienen la posibilidad de trabajar en grupo, conocer la importancia de llegar a un consenso entre compañeros, liderar equipos, defender ideas y, al mismo tiempo, desarrollar su propia autonomía y responsabilidad a la hora de realizar proyectos de investigación y profundizar en el conocimiento de algunas materias. Se trata, añade la directora del centro, «de empoderar al alumnado y convertirlo en el protagonista de su aprendizaje para conseguir finalmente personas autónomas, responsables, competentes, capaces de trabajar en equipo, creativas, reflexivas y críticas, pero con sólidos valores y habilidades socio-emocionales, que estén preparadas para afrontar su futuro laboral y acceder a las profesiones del futuro«.

Así es el Aula Steam

La innovación en el proceso de aprendizaje que plantea el Aula Steam o aula del futuro de Grupo Sorolla Educación exige también un ambiente diferente de aula en el que la colaboración entre los alumnos sea muy fácil de conseguir. Por ese motivo, el aula del futuro se vertebra en diferentes entornos para que los estudiantes puedan trabajar cada uno de los aspectos que involucra su proyecto o desafío. «Hay una zona de creatividad, otra de trabajo en equipo, de desarrollo de proyectos en grupo, de trabajo colaborativo e incluso de programación de robots y de taller de video con croma», destaca la máxima responsable de Julio Verne School. Pero el aula del futuro no solo permite el desarrollo de estas habilidades, sino que también dispone de un espacio de 'visual thinking' entre alumnos, de exposición de proyectos y, sobre todo, de colaboración entre estudiantes.

Para profundizar en todas estas competencias, en esta aula del futuro disponen de materiales de última generación que permiten a los alumnos desarrollar fácilmente sus ideas, como ordenadores o portátiles, legos para maquetar sus creaciones o incluso impresoras en 3D para definir el producto que quieren diseñar. «Se trata de que trabajen en distintos ámbitos educativos a partir de un tema concreto que siempre se elige para despertar su interés», destaca Sánchez. «Y de esta forma, que desarrollen sus destrezas en áreas tan dispares como la ciencia, la tecnología, las matemáticas, la ingeniería y el arte», concreta. Es, en resumen, una excelente forma de cultivar diferentes disciplinas de manera lúdica y sin tener que memorizar o estudiar –de hecho, asegura Sánchez, «se aprende mucho más en el aula del futuro»–, sino que se trabajan las destrezas de forma práctica y realista de cara a un futuro laboral aún incierto para dar respuesta a las profesiones del futuro y a lo que buscan las empresas.

«Nuestro objetivo es que nuestros alumnos sepan manejar a la perfección todas esas competencias porque eso es lo que les va a abrir la puerta del futuro laboral», subraya la directora del Julio Verne School. «Al salir al mercado tendrán que tomar decisiones, ser creativos, trabajar en colaboración con otras personas, innovar... y nuestra intención es formarlos desde ya para que estén perfectamente preparados para las profesiones del futuro», añade.

Futuro internacional

Y no solo en España, sino en cualquier lugar del mundo. De ahí, la importancia que este colegio de Grupo Sorolla Educación otorga a los idiomas, las habilidades socioemocionales, los valores, la inteligencia emocional y la capacidad de aprender a aprender para adaptarse de forma impecable a cualquier entorno. No en vano, más de 400 alumnos de esta cooperativa educativa consiguen superar cada curso las certificaciones oficiales externas de inglés, alemán y francés –desde los niveles A1 a C1–, además de examinar y certificar sus competencias lingüísticas tanto en castellano como en inglés y de conseguir cada curso certificaciones oficiales de Cambridge al superar los programas de estudios con el currículo inglés internacional.

Además de los idiomas, otro de los factores a destacar y que impulsa a la perfección el Aula Steam de Julio Verne School es el emprendimiento de sus alumnos. De hecho, el curso pasado, seis estudiantes de Grupo Sorolla Educación de 1º de la ESO quedaron terceros a nivel mundial en el proyecto Global Enterprise Challenge, que trata de fomentar el emprendimiento, y desde 2011 el alumnado participa en los Campus de Ciencia y Tecnología de la Universidad Politécnica de Valencia y en la First Lego League organizada por el CEU San Pablo, además de tomar parte en Brokermanía, un concurso de inversión en Bolsa que prepara Florida Universitaria. Los alumnos de Cuarto de la ESO también participan en el Programa Investiga I+D+i, auspiciado por el Ministerio de Educación y Ciencia y el Consejo Superior de Investigación y Ciencia (CSIC), logrando cada año ser uno de los veinte colegios seleccionados para la Fase Nacional. Además de estos reconocimientos, los estudiantes de los centros de Grupo Sorolla Educación toman parte en el Modelo de Parlamento Europeo, en la Liga de Debate Escolar, en diferentes Olimpiadas Nacionales de materias como Matemáticas, Física, Química, Biología, Filosofía y Geografía, en la Olimpiada Matemática Al-Khwarizmi para Primaria y Secundaria, en la Olimpiada Matemática Pangea, en la Prova Cangur, en los Campus Científicos de Excelencia del Ministerio de Educación y todos los años la Conselleria de Educación premia a alguno de los alumnos, tanto de Primaria como de Secundaria, por tener los mejores expedientes escolares de la Comunitat Valenciana.

Con todos estos galardones y reconocimientos, la innovadora metodología del Aula Steam se abre paso por sus excelentes resultados a la hora de enseñar a los alumnos a aprender a aprender, por formarlos en habilidades socio-emocionales, emprendimiento, inteligencia emocional y valores para que, de esta forma, adquieran las competencias necesarias que luego les ayudarán en su futuro laboral a la hora de cubrir las profesiones del futuro y dar respuesta a lo que buscan las empresas. Una educación que empieza en el aula del futuro pero con el objetivo primordial de atender al mercado de trabajo y garantizar el futuro laboral de sus estudiantes.