LAS CULPAS DEL MENSAJERO

MANUEL ALCÁNTARA

La verdad también se inventa, pero exige una gran memoria para acordarse de todas las mentiras que la precedieron. Pedro Sánchez tiene motivos de sobra para sentirse molesto, pero le faltan razones para explicarlo y que podamos entenderlo, si bien no todos, sí la mayoría de sus votantes. Coinciden sus cuitas con el decreto para desenterrar al Caudillísimo del Valle de los Caídos y de los que no cayeron en la cuenta y no acaban de creer que las guerras civiles duran un siglo.

La tesis de Pedro Sánchez no se mantiene de pie y por eso intentan que ande de rodillas, pero estamos ante grandes descubrimientos, si bien todos tardíos. Hay pocas cosas impensables en España, pero en la que menos se podía pensar es que se juntara el desalojo con la obligatoria mudanza. De lo que sí estamos bien es de «expertos» y por cada asunto, grande o pequeño, siempre se acude a una formación de gente con experiencia, aunque el problema sea nuevo y carezca de ella.

El comité en el que participó Carmen Calvo ha pedido al Gobierno que impugne en bloque todas las inmatriculaciones. ¿De quién es la Mezquita de Córdoba? Desde luego y desde antes de luego, no es de los obispos, que hablan de «una desamortización encubierta». Son problemas típicamente nuestros, pero aspiramos a resolverlos con ayuda de los demás porque esa gloriosa herencia es de todos, incluso de los turistas menos preocupados por la Historia y sus herederos. Menos mal que las columnas de la Mezquita no son transportables, ni se pueden poner en venta una a una, sin hundir el templo entero, que ha tenido rezadores de varias religiones. Todas verdaderas.

Fotos

Vídeos