Las claves a tener en cuenta si te quieres comprar una televisión

Las claves a tener en cuenta si te quieres comprar una televisión

El Mundial de Rusia 2018 inunda los catálogos con televisiones de tecnologías marcianas: deciframos cada una de las siglas

Á.G.D.Valencia

Cara al Mundial de Rusia 2018, los catálogo de los grandes almacenes y las tiendas de electrónica se llenan de televisiones con siglas y siglas y nombres en inglés. ¿Qué tecnología conviene más? ¿Qué tipo de televisión se ajusta más al consumo en casa? Aquí desciframos algunas siglas para que decidas con más información.

UHD, 4K, 2K, HD o Full HD

Estas siglas se refieren a la resolución de la pantalla. Las siglas pueden ser muy confusas, y según el uso que se le de a la televisión, puede que no sirva para nada. Las resoluciones son, de menor a mayor, SD, HD, Full HD (o 2K), y UHD (o 4K), tal y como se ve en la siguiente imagen.

Cabe recordar que la TDT española emite actualmente en Full HD como mucho, así que una televisión más allá de de esa resolución solo se aprovechará si dispones de un servicio de pago (como Orange o Movistar+, que tiene canales en 4K) o si la tele dispone de un puerto HDMI 2.1 y/o USB 3.0 para poder conectar otro dispositivo para reproducir archivos externos.

Por ahora no hay planes concretos de que la televisión española empiece a emitir a resoluciones mayores, así que si utilizas la tele solo para ver canales de la TDT, una resolución de Full HD será más que suficiente. Por otro lado, ya se venden televisiones con resolución a 8K, y previsiblemente se integrará en algunos contenidos como el vídeo en YouTube.

OLED, QLED, LCD o LED

La tecnología del panel de la pantalla también es crucial para controlar el consumo y ciertas características como el brillo y el aprovechamiento de la resolución.

Las pantallas LED utilizan diodos blancos que iluminan desde atrás los píxeles de color. Los negros oscuros nunca son puros. Los ángulos de visión varían según el modelo, aunque suelen ser bastante limitados. La calidad de la imagen es buena, sobre todo si el modelo dispone de HDR (High Dynamic Range), abreviatura de una de las mejoras incluidas tras la etiqueta «Ultra HD Premium».

La tecnología QLED es una evolución del anterior sistema: la diferencia está en que los diodos se activan individualmente, consiguiendo así negros más puros y cierto ahorro en el consumo, aunque no sea significativo.

La última novedad son las pantallas OLED, que no tienen retroiluminación, sino enciende y apaga de forma autónoma los píxeles. Eso permite colores muy vivos y fiables. Además, el ángulo de visión es prácticamente total sin pérdida de calidad. En los contras, el precio es bastante mayor y que los primeros modelos de esta tecnología, que está evolucionando rápidamente presenta problemas si se utiliza durante muchas horas al día o con imágenes muy fijas, así que no es recomendable utilizarlas como pantallas de ordenador o para maratones seriéfilos.

La tecnología HDR

El Alto Rango Dinámico es una tecnología que mantiene la gama de colores que se capturan hasta la emisión. Esta característica es muy diferenciadora, porque la calidad de la imagen y la fiabilidad de los colores es casi perfecta.

El problema: pues casi el mismo que las resoluciones, los contenidos han de estar preparados para ello. Las plataformas digitales, como Netflix o Amazon, sí que ofrecen series y películas compatibles. Ni la TDT ni las plataformas de pago lo tienen en sus agendas.