Q12, el concurso que convoca cada noche a las diez a 25.000 españoles frente a su móvil

Presentadores. El cómico Toni Cano y el periodista Juanjo de la Iglesia presentan alternativamente el concurso./Q12 Trivia
Presentadores. El cómico Toni Cano y el periodista Juanjo de la Iglesia presentan alternativamente el concurso. / Q12 Trivia

Pone a prueba su cultura y reparte miles de euros

INÉS GALLASTEGUI

Los 'Q-doceros' son como una secta. Cada noche, a las diez en punto, dejan lo que estén haciendo para poner a prueba sus competencias de cultura general en un concurso con doce preguntas eliminatorias de dificultad creciente. No es como para hacerse ricos -el bote oscila entre 500 y 2.000 euros y se reparte entre los ganadores-, pero parece que les va la vida en ello. Para algunos es un placer solitario; otros participan en equipo con familiares o amigos que completan sus conocimientos de historia, geografía, literatura o espectáculos; y hay quien se lo toma como un pique. Es emocionante porque solo hay diez segundos para responder, así que no da tiempo a 'googlear' las preguntas. Y lo más rompedor: juegan frente a la pantalla, pero no de la tele, sino del móvil, donde un presentador trajeado de los de toda la vida dirige un concurso que es a la vez clásico e innovador. Q12 Trivia está a punto de cumplir un año y ha logrado que millón y medio de españoles se bajen la aplicación gratuita y unos 25.000 de media acudan a la cita cada noche. El formato, que obliga al jugador a permanecer 15 minutos sin quitar ojo al dispositivo, ya ha llamado la atención del mercado publicitario.

«Queríamos hacer un concurso de formato clásico, como una gala, pero enfrente de la cara del espectador y en riguroso directo», explica el CEO de Q12 Trivia, Carlos Alcántara. De hecho, resalta, su formato es único en la televisión en España, ya que en la gran mayoría de los casos lo que se ofrece en la pequeña pantalla es un 'falso directo'. Representa un reto desde el punto de vista tecnológico, porque es una transmisión en alta definición y con «ultrabaja latencia»; la señal debe llegar de forma simultánea a todos los usuarios que se conectan y, como los jugadores interactúan con el programa, no pueden pasar más que décimas de segundo entre la emisión y la recepción.

Cuestiones complejas, pero no imposibles, niveladas en dificultad -cuando una 'se carga' a más del 50% de los jugadores es una «pregunta killer»- y con una respuesta única y clara. Empezando por interrogantes tan básicos que es casi imposible fallar... aunque hay quien falla. «La idea no es eliminar, sino entretener», recuerda el emprendedor venezolano, experto en compañías digitales.

Crear el hábito de la cita diaria a las diez de la noche era otro elemento 'retro' al que no quería renunciar. Ha habido programas especiales de tarde -compatibles con la cena de Navidad o un partido de fútbol importante- y en las próximas semanas se ofrecerán juegos sorpresa de mediodía a los que se convocará, con un cuarto de hora de antelación, a los usuarios que tengan activadas las notificaciones.

Quince minutos de atención

El concurso en 'streaming' que presentan alternativamente el periodista Juanjo de la Iglesia ('Caiga quien caiga'), el cómico Toni Cano y la actriz Eve Flores se inspira en el norteamericano HQ Trivia, un juego creado en 2017 que ha llegado a tener un millón de jugadores y repartido hasta 400.000 dólares.

En España las cifras son más modestas: la máxima recompensa individual fue de mil euros, la media de jugadores va de 20.000 a 30.000, con un pico de 157.000 en noviembre, y el 80% son jóvenes. Datos interesantes desde el punto de vista publicitario. «La nuestra es una audiencia concurrente, activa: los espectadores participan y tenemos toda su atención durante 15 minutos. No pueden distraerse porque pierden. Es una actitud muy distinta a la de una persona viendo un programa de la tele desde el sofá o un 'banner' en su ordenador», explica el fundador.

Tras varios meses repartiendo dinero sin ingresar nada, en marzo Alcántara y sus socios abrieron su espacio a la publicidad nativa con un bote especial de 10.000 euros patrocinado por el estreno de 'Capitana Marvel'. Después han colaborado con empresas como Amazon y Uber Eats y entidades sin ánimo de lucro como Ecovidrio.

La publicidad no interfiere en el juego. A través de una pregunta patrocinada, el anunciante no solo coloca su mensaje, sino que también puede averiguar cuánto sabe el público de su producto o servicio: es un estudio de mercado en tiempo real. Por ejemplo, recuerda el director de la compañía, con Ecovidrio se retrató el porcentaje de ciudadanos que aún desconoce qué desechos corresponden a cada contenedor de reciclaje. Y eso les costó la ronda.

Mecánica del juego

Viralizar con vidas extra
La aplicación gratuita Q12 está disponible para iOS y Android. Al descargarla, si se introduce el código de un amigo, los dos reciben una vida extra para continuar jugando si fallan alguna pregunta, excepto la de la ronda final. En cada pregunta hay tres opciones a elegir tocando la pantalla antes de 10 segundos. La dificultad es creciente y el jugador sabe en todo momento cuántas personas quedan jugando. Los eliminados pueden seguir conectados, pero sin concursar.
Premio a repartir
Quienes superan las doce preguntas se reparten el premio: de lunes a jueves, 500 o 750 euros, y el domingo, 2.000. Un solo jugador puede ganar todo el «dinerito, dinerito», pero lo habitual es que varios se lo repartan. Se cobra vía PayPal. Si no hay ganador, el bote se acumula.
93%
de los 'Q-doceros' juega desde España, casi el 80% tiene menos de 34 años y el 60% son hombres. Lo saben porque, aunque al darse de alta solo se pide el número de teléfono, la red crea perfiles de los usuarios.