¿Qué es el 'Clamoreo'?

¿Qué es el 'Clamoreo'?
Pixabay

La tradición se remonta al siglo XV y rememora a los difuntos mediante toques de campana

LAS PROVINCIASValencia

'¿Eso qué es?' será, casi con certeza, lo primero que pase por la cabeza de casi cualquiera que alguna vez haya escuchado o leído esta palabra. Es un término probablemente desconocido para la mayoría de la sociedad, pero que cuenta con casi seis siglos de tradición. El 'clamoreo' hace referencia a los toques de campana en memoria de los difuntos, que se suelen realizar en el día de Todos los Santos y la conmemoración de Fieles Difuntos.

Estos toques de difuntos «son los más antiguos conservados en la actualidad y se hacen, generalmente, con campanas fijas y con algún momento de aceleración», explica Francesc Llop, presidente de la Asociación de Campaners de la Catedral de Valencia. El 'clamoreo' es uno de los rituales sonoros en honor a los difuntos que se han recuperado en los últimos años y data del siglo XV, según Llop, que indica que «cada uno de los toques de difuntos o clamores tiene tres partes»:

En las dos primeras partes «siete de las campanas de la Catedral repican a toda velocidad, construyendo una especie de clamor de fondo, y dos mayores alternan lentamente» mientras que en el tercer toque «suenan las nueve campanas, con subidas y bajadas de volumen, hasta concluir con un toque al unísono, finalizando con toque de ánimas con una campana mediana», ha señalado. Asimismo, el 'clamoreo' acompañaba los entierros «pero también servía para anunciar los fallecimientos de personalidades significativas».

Se da la circunstancia que «según la tradición dos campanas del Micalet no forman parte de los toques de difuntos, concretamente la Bárbera y la Caterina, que antiguamente se llamaban las morlanas». Además, antiguamente existían hasta doce clases distintas de toques a muerto «según la edad, la categoría social y la posible pertenencia a algún grupo o cofradía del fallecido, aunque ahora el toque de difuntos es igual para todos». También figuraban «los toques de agonías», que anunciaban que un enfermo estaba a punto de morir.