A la cárcel por quedarse la fianza de un millón de euros que su abuelo había pagado para salir de prisión

Entrada de la Audiencia Provincial de Madrid. /Ángel Díaz / EFE
Entrada de la Audiencia Provincial de Madrid. / Ángel Díaz / EFE

El acusado alegó que le dijo que si la Justicia devolvía el dinero podría quedárselo

EFE

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a cuatro años de prisión al hombre que se quedó un millón de euros que su abuelo había pagado como fianza para salir de la cárcel, después de que la Justicia se la devolviera en 2015.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sala condena a Pablo B.T. como autor de un delito de apropiación indebida y además le impone que indemnice en las cantidades correspondientes a quienes recaudaron el dinero para la fianza, entre ellas una de sus tías, las dos empresas constructoras de la familia y los herederos de su abuelo.

Durante el juicio, Pablo, que enfrentaba una petición fiscal de tres años y de siete por parte de la acusación particular, manifestó que se quedó el dinero porque el abuelo, cuando aún estaba en prisión, le dijo que si la Justicia se lo devolvía sería suyo.

En su momento, añadió que su abuelo le compensaba así porque tenía intención de desheredar a su padre, y aseguró además que la mitad del dinero era suyo por trabajos que había hecho para el primero y que el resto provenía de sociedades familiares y de dinero que había escondido.

Sin embargo, la sentencia destaca que, aunque el abuelo le hubiera manifestado a su nieto que se podía quedar con la fianza, el acusado no podría haberse quedado con la totalidad del importe, ya que más de la mitad salió de los bolsillos de una de sus tías (hija del abuelo) y de la caja de seguridad de la familia.

Así el tribunal concluye que del total del dinero usado para que el abuelo eludiera la cárcel, 473.422 euros provenían de las empresas de la familia, 300.000 euros fueron aportados por una de sus tías y que los 226.577 restantes salieron de una caja de seguridad en un banco cuya propiedad compartía el abuelo con su esposa y sus dos hijas.

El Tribunal destaca en la sentencia que el abuelo fue declarado incapaz para administrar sus bienes en 2014 y finalmente falleció en 2017, por lo que aún se encuentra en trámite la división judicial de la herencia.

Temas

Cárcel