La misteriosa danza que deja sin respiración

La apneísta Julie Gautier ejecuta su baile a 12 metros en la piscina más profunda del mundo

Julie Gautier durante su danza bajo el agua./RC
Julie Gautier durante su danza bajo el agua. / RC
ISABEL IBÁÑEZ

«'Ama' es una película sin palabras que cuenta una historia que todos pueden interpretar a su manera, según su propia experiencia; todo se sugiere, nada se impone. Quería reflejar en ella mi mayor dolor en este mundo. Para que no fuera demasiado crudo, lo recubrí con gracia. Para que no fuera demasiado pesado, lo sumergí en el agua. Dedico esta película a todas las mujeres del mundo». Así explica su último cortometraje la francesa Julie Gautier, buceadora en apnea, cineasta -rueda películas bajo el agua- y bailarina. Se colocó un cinturón de plomo de un kilo para poder mantenerse más fácilmente a 12 metros bajo el agua y se lanzó a la piscina. No a cualquiera, sino a la más profunda del mundo, construida en el seno de un hotel, el Millepini Terme, en el pueblecito italiano de Montegrotto Terme (provincia de Padua, región del Véneto) conocido por sus aguas termales.

El resultado es una maravillosa danza que atrapa desde el primer momento y durante los aproximadamente cinco minutos que dura su 'vuelo' a 12 metros de profundidad. Con la melena negra flotando de un lado a otro, la reverberación de la luz en el fondo y las paredes que no son azules sino de un desnudo blanco grisaceo, Gautier, acompañada de una música dramática ('Rain in your black eyes' -lluvia en tus ojos negros-, de Ezio Bosso) que va cobrando intensidad, realiza una coreografía que se resuelve con su ascenso hacia la superficie, siguiendo a las burbujas de aire que finalmente salen de su boca, provocando una especie de alivio en el espectador que también contiene el aliento.

Su danza atrapa e hipnotiza a 12 metros de profundidad.
Su danza atrapa e hipnotiza a 12 metros de profundidad. / RC

Lo presentó el pasado 8 de marzo con motivo del Día de la Mujer y es un homenaje a la tradición de las recolectoras de perlas de Japón, denominadas así, 'amas', que significa 'mujeres del mar'. Estas se dedicaban a capturar el 'fruto' preciado de las ostras en la costa de Shima, en una comunidad matriarcal que existe desde hace dos milenios. Durante todo este tiempo, se encargaron de esta arriesgada y dura tarea en las heladas aguas de este litoral, sin más ayuda que un tanga para colocar el cuchillo con el que arrancar los moluscos de la piedra a entre 15 y 20 metros de profundidad y la cuerda para regresar al aire tras minuto y medio de inmersión para las más experimentadas. La mayoría se iniciaba a los 13 años y estaba en activo hasta los 70. Mientras, los hombres pescaban con sus barcos en alta mar.

Julie Gautier

Carrera.
Apneísta, cineasta subacuática y bailarina. Nació en 1982 en la isla de Reunión (Francia).
Sus películas.
'Ama' (2018); 'Y-40' (2017), donde su marido, el apneísta Guillaume Néry, explora la piscina de 'Ama'; 'Runnin' (2015), clip para Beyoncé; 'Ocean Gravity' y 'Narcose' (2014); y 'Free fall' (2010), estas tres también junto a su esposo.

Julie Gautier nació en 1980 en la isla francesa de Reunión, un departamento de ultramar francés situado en el océano Índico, al este de Madagascar. Su padre practicaba la pesca submarina y fue quien le inició bajo el agua. Su madre era bailarina y es su culpa que ella también practique la danza, además de varias artes marciales. Pero fue gracias a su marido, el reconocido apneísta francés Guillaume Néry, que se decidió a probar la competición en esta dura disciplina.

Momentos del cortometraje 'Ama', en donde se ve a Gautier realizando una coreografía en apnea, homenaje a las recolectoras de perlas japonesas presentado el pasado 8 de marzo. / RC

Caída libre en el agujero azul

«Fue después de conocer a Guillaume cuando me decidí a iniciarme en la competición», dice, lo que le llevó a romper el récord francés en la modalidad de descenso profundo con peso constante dos años consecutivos, en 2007 y 2008. Pero en realidad no le interesa batir marcas y fue dirigiendo sus pasos con la idea de que la apnea no era «un fin en sí mismo, sino un medio. Un modo de evolución en el agua al servicio de la realización. Me gusta usar mis habilidades de apnea para extraer algo de imágenes o peces».

Su siguiente objetivo se lo ofrece el artista canadiense Grégory Colbert, que estaba buscando por aquel entonces a una modelo que supiera bucear y bailar para un proyecto que la llevó cinco años por aguas de todo el planeta en busca de animales marinos con los que 'danzar', algo que quedó recogido en la instalación itinerante fotográfica y de vídeo 'Cenizas y nieve', que fue visitada por más de 10 millones de personas en su viaje por el mundo, convirtiéndose en 2010 en la exposición de un artista vivo con mayor asistencia.

La piscina

Y-40
Es el nombre de esta piscina localizada en las instalaciones del hotel de cuatro estrellas Millepini Terme, en Montegrotto Terme (Padua, Italia).
365 días
tardaron en su construcción, que culminó en junio de 2014 con su inauguración.
40

metros de profundidad alcanza el pozo más hondo, equivalente a 14 plantas. 21 metros de largo por 18 de anchura. Tiene 'paradas' a diferentes alturas con espacios habilitados para la enseñanza del buceo en cuevas y para la apnea. Se necesitan 4 millones de litros para llenarla, a 33 grados de temperatura.

Finalmente, Julie Gautier se puso detrás de una cámara gracias a su marido,que le propuso filmar cómo él se lanzaba a las profundidades del agujero azul de Dean, en Bahamas, el segundo más hondo del mundo con sus 202 metros. Un vídeo de vértigo hacia la oscuridad del océano a través de un salto base que consiguió 26 millones de visitas en Internet. Luego hicieron más cortos submarinos juntos.

En 'Ama', Gautier ha vuelto a ser la protagonista de la acción, aunque su idea primigenia era elegir a un bailarín profesional: «Pero realizar movimientos en el agua obviamente requiere de enormes habilidades de apnea y comprensión de la evolución del cuerpo en el agua. Y afrontar las capacidades gigantescas de las mujeres (en referencia a las recolectoras de perlas), habilidades que todos tenemos, pero que dejamos dormir a veces o que no nos atrevemos a desarrollar. Es difícil ser una mujer», dice ella, que recuerda haber crecido como una «marimacho». «Durante mucho tiempo pensé que era envidiable ser un hombre: menos presión, más fuerza y libertad. Pero desde que tuve a mi hija me siento como una mujer y lo veo como una fuerza».

La profundidad equivale a la altura de 14 pisos.
La profundidad equivale a la altura de 14 pisos.

Temas

Danza
 

Fotos

Vídeos