Una azafata explica por qué no debes pedir nunca café ni té en un avión

Interior de un avión./LP
Interior de un avión. / LP

La trabajadora ha explicado diversos mecanismos internos de su empleo

LP

El avión inicia el vuelo y al poco tiempo las azafatas comienzan a circular por el pasillo ofreciendo diferentes bebidas y productos para matar el hambre en las alturas. Incluso alguna aerolínea ofrece otros productos como colonias e incluso lotería. Pero ahora una azafata ha querido denunciar la situación que se vive en su propio empleo y que puede afectar a la salud de los pasajeros que se deciden por pedir café o té durante el vuelo. Jamila Hardwick, la trabajadora, ha explicado por qué no se debe pedir ninguna de estas dos bebidas en un avión.

La situación que describe Jamila afecta a la calidad y la salubridad de los productos que se ofrecen en altura, aunque no se ha dado a conocer ni la aerolínea para la que trabaja Jamila ni si la situación se da en una empresa en concreto o en la totalidad de las que surcan el cielo.

Según expone la azafata en el Inside Edition, las tuberías que forman parte de la maquinaria en la que se hacen café y té «rara vez se limpian«. Al parecer las compañías deberían limpiar estos mecanismo, por normativa, cuatro veces al año, cuestión que Jamila pone en duda.

Además de querer denunciar y dar a conocer la situación que afecta al café y al té, Jamila ha explicado, según recoge el Business Insider, que el tiempo que se tarda en servir bebidas de cola de tipo light es tres veces mayor al empleado con otros líquidos. La espuma que generan estas bebidas se multiplica en altura, por lo que para llenar un vaso se tarda más tiempo.