Un ladrillo de humo en la pared

‘Hermano Tuerca’ posa con el ladrillo hecho con el humo que contamina Pekín. :: /
‘Hermano Tuerca’ posa con el ladrillo hecho con el humo que contamina Pekín. ::

Un activista chino consigue fabricar un adoquín recogiendo con un aspirador las partículas contaminantes del aire de Pekín

JOSÉ LUIS ÁLVAREZMadrid

No se trata de un híbrido de los míticos temas Another brick in the wall de Pink Floyd y Smoke on the water de Deep Purple. Es un auténtico ladrillo hecho de humo. Un activista chino, que se hace llamar Hermano Tuerca, ha conseguido hacer un adoquín recogiendo el humo y las partículas en suspensión del aire que cubren estas semanas el cielo de la gigantesca capital china.

Durante los últimos cien días, este hombre de 34 años cambió su residencia en la localidad de Shenzhen por la capital. Armado con un aspirador industrial -de una potencia hasta diez veces mayor que los domésticos- dedicó cuatro horas diarias a aspirar el aire de la calle. Para transportar el aspirador y sus baterías, utilizó un carrito similar al que utilizan los trabajadores de la limpieza de calles. Dada la gran capacidad de las baterías del aspirador, Hermano Tuerca pudo recorrer sin problemas amplias zonas de Pekín, desde las más turísticas, a las mas industriales, pasando por el corazón financiero de la ciudad. Según calcula, el aspirador es capaz de absorber en esas cuatro horas el aire que respiran 62 personas.

Gracias a los filtros instalados en el depósito recogió las micropartículas que contaminan el aire de un tamaño superior a 0,2 micras. Tras retirarlas, las comprimió hasta dar forma a un ladrillo macizo formado por partículas contaminantes y arcilla.

Sirva como ejemplo que esta semana, algunas de las estaciones de control de la calidad ambiental de la capital china midieron 900 microgramos de partículas en suspensión, mientras que la aplicación Air Quality, que mide la calidad del aire, registró 450. Y eso que las autoridades han cerrado por decreto centenares de fábricas en los alrededores de esta ciudad, así como de otras urbes chinas asediadas por el denominado smog, que impide ver el cielo azul e incluso el Sol. Según explicó Hermano Tuerca a la web china El Pueblo en Línea, «nuestra ciudad se está convirtiendo en una espacio atestado de coche y sitiado por la industria de la ingeniería química». «Para demandar más recursos, producimos más polución. Y polvo seremos, cuando se agoten todos los recursos de la Tierra», afirmó rotundo.

Cuando en Madrid no saben qué hacer con la boina de contaminación que cubre la ciudad, este ciudadano chino de 34 años, a la vez de denunciar la situación por la que pasa su país le ha dado una posible solución a los políticos reunidos en la cumbre del clima de París para tratar de acabar con las partículas en suspensión que contaminan el aire.

Durante esta semana, los niveles de contaminación de Madrid llegaron hasta 250 microgramos de dióxido de nitrógeno. Aquí parece que no se han superado los máximos permitidos de partículas en suspensión. Por lo que no se puede, de momento, fabricar ladrillos castizos.

 

Fotos

Vídeos