La justicia australiana imputa a un obispo por abusos sexuales a menores

Max Davis es el clérigo de máximo rango dentro de la Iglesia Católica del país

EFESÍDNEY

La justicia australiana ha imputado al obispo Max Davis, quien encabeza una diócesis militar de la Iglesia Católica en Australia, por presuntos abusos sexuales a menores cometidos en 1969, informan medios locales. Davis es el clérigo de máximo rango dentro de la Iglesia Católica y el primer obispo imputado por pederastia en Australia, según apunta la cadena local ABC.

Al clérigo, quien niega los cargos, se le acusa de haber abusado sexualmente de un estudiante cuando enseñaba en el colegio St Benedict de la localidad de New Norcia, al noroeste de la ciudad de Perth. Cuando supuestamente ocurrió el incidente, Davis aún no había sido ordenado sacerdote, según informó anoche en un comunicado la Orden Católica Militar de Australia. El obispo australiano dejará de ejercer todas sus funciones dentro de la Iglesia Católica mientras se resuelve el caso en los tribunales.

Davis fue ordenado sacerdote en 1971 y se convirtió en el primer obispo militar, cargo que asumió en 2003, que ha servido a las Fuerzas Armadas del país, de acuerdo a las fuentes religiosas.

Otros casos de pederastia

No es el primer caso de pederastia cometido en el seno de la Iglesia Católica de Australia, que en 2012 reconoció 620 casos de abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes desde 1930 en el país. También en 2012, la Policía de Nueva Gales del Sur acusó a la iglesia de encubrir estos delitos, tratar de silenciar las investigaciones y destruir pruebas cruciales para evitar procesos judiciales.

El escándalo llevó a la creación de una comisión de investigación sobre las respuestas institucionales ante los abusos a menores cometidos en instituciones sociales, religiosas y públicas, que debería presentar sus conclusiones en diciembre de 2014.