lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 8 / 24 || Mañana 7 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

Una estrategia de rehabilitación para el paciente post-ictus

Los centros del país comenzarán a aplicar una herramienta que permitirá identificar mejor los problemas derivados de esta enfermedad, que es la primera causa de discapacidad en España

09.05.14 - 14:48 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
/ FOTOLIA.

El ictus es la primera causa de discapacidad en España: de las 130.000 personas que lo sufren cada año, 40% queda discapacitado y 30% muere, según datos del Ministerio de Sanidad y Política Social. “Tenemos el gran reto de afrontar el cuidado y la atención de cerca de 48.000 pacientes que quedan anualmente discapacitados, sobre todo, por problemas de parálisis, desequilibrio, trastornos del habla, déficit cognitivo y dolor”, afirma la doctora Roser Garreta, presidenta de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), con motivo del 52 Congreso de la sociedad que se celebra en Bilbao.

Para alcanzar este objetivo se propone una herramienta, desarrollada por la Organización Mundial del Ictus (WSO), que permitirá a los profesionales sanitarios identificar mejor los problemas derivados del ictus y, a los pacientes, recibir cuanto antes un tratamiento o ser derivados a otro especialista. Con la implementación del Cuestionario Post-Ictus (Post-Stroke Checklist), prevista para este mismo año, España se convierte en el primero de toda Europa y el segundo del mundo, en aplicarlo.

El rehabilitador, un actor clave

“Es la primera vez que se implantará en la sanidad española un protocolo de estas características, centrado en mejorar la discapacidad del paciente que ha sufrido un ictus, y que convierte al rehabilitador en la figura clave orientada a mejorar la calidad de vida del enfermo y del cuidador, sobre todo en los primeros 6 meses tras el ictus, que son fundamentales”, afirma la doctora Garreta. “A partir de ahora los pacientes serán valorados por el rehabilitador de una manera estrecha para prevenir o tratar a tiempo la aparición de las secuelas del ictus, y podrán recibir los cuidados más apropiados en función de sus necesidades”.

Consecuencias de la enfermedad

El ictus no sólo tiene consecuencias para el paciente, sino que también tiene un alto impacto sobre la familia y los cuidadores. Una de ellas es la espasticidad (aumento de tono muscular que provoca un estado permanente de rigidez y espasmos musculares involuntarios), que en la actualidad sufren entre 180.000 y 230.000 españoles.

“La espasticidad provoca serios problemas de movilidad, tanto en la extremidad inferior como superior, y en la mayoría de las ocasiones en ambas, que se acompaña de dolor en muchos casos, deformidades de los miembros, la imposibilidad de higiene personal, y múltiples ingresos hospitalarios que inhabilitan la incorporación laboral y reducen considerablemente la calidad de vida”, explica la doctora Garreta.

Con la nueva estrategia de rehabilitación, el paciente rellenará un cuestionario que permitirá evaluar las actividades diarias que el paciente puede realizar, su grado de movilidad, así como el nivel de rigidez que presenta en brazos, manos y piernas. “Se podrá dar con un tratamiento apropiado a estas necesidades o derivarlo al especialista correspondiente”, concluye la doctora Garreta.

En Tuenti

lasprovincias.es