El vertido de aguas fecales obliga a cerrar al baño las playas de Venècia y Marenys

La bandera roja ondeando en la playa de Venècia ayer a mediodía tras la prohibición de bañarse al detectarse un aumento de las bacterias. / iñaki lópez
La bandera roja ondeando en la playa de Venècia ayer a mediodía tras la prohibición de bañarse al detectarse un aumento de las bacterias. / iñaki lópez

Los análisis detectaron un aumento del nivel bacterias y Salvamento izó la bandera roja en este pequeño tramo de la costa de Gandia

IÑAKI LÓPEZGANDIA.

El Ayuntamiento de Gandia prohibió ayer el baño en las playas de Venècia y Marenys de Rafalcaid tras detectar en los últimos análisis del agua una contaminación fecal que supera los parámetros habituales. Al recibir la comunicación de las muestras realizadas por la Dirección General del Agua, Cruz Roja fue la encargada de izar pasadas las 12 del mediodía la bandera roja para prohibir el baño en este tramo de la costa de la Safor.

De momento, ambas playas permanecerán cerradas durante todo el día y hoy se realizarán otra vez los análisis del agua para decidir sobre la apertura de las zonas de baño de Venècia y Marenys.

El origen de la contaminación podría estar en la llegada de aguas contaminadas procedentes de la red de pluviales que el martes en el distrito de Venècia arrojó a la vía pública decenas de toallitas del váter. Estos productos salieron a flote tras la tromba de agua caída hace dos días por la mañana donde se alcanzaron casi 50 litros en apenas media hora. La intensidad del agua provocó esta insólita imagen tras el tapón en el alcantarillado, provocando que los vecinos de la zona volvieran a recordar los episodios que prácticamente todos los veranos traen consigo las fuertes lluvias.

En estas pequeñas playas son frecuentes cada verano los problemas de contaminación

Al no poder aguantar la abundante cantidad de agua, la red de pluviales se desbordó hasta el punto de evidenciar uno de los grandes problemas de las toallitas del váter. Estas se atascan y provocan un tapón en la red de alcantarillado, que corrían por las calles del distrito marítimo al son de la corriente de agua, como publicó ayer LAS PROVINCIAS.

El cierre de la playa es un problema que ya se ha convertido en habitual para los habitantes de Venècia cada vez que las lluvias son de una intensidad mayor a lo habitual. Algunos vecinos del barrio contaron que este es «un grave problema porque además de ver productos como las toallitas por las calles, provoca que el agua contaminada se una con la del río que desemboca en nuestra playa y estemos varios días sin poder disfrutar de ella».

Además, el cierre de ambas playas coincide en esta ocasión con el puente del 15 de agosto. Este festivo nacional atrae una gran cantidad de visitantes a Gandia, turistas que agrupan varios días sin tener que trabajar para disfrutar de la costa y se encuentran con dos de ellas con la prohibición de bañarse. Aunque las playas de Venècia y Marenys son dos zonas pequeñas, reúnen para los turistas y los habitantes la tranquilidad que buscan al no encontrar grandes aglomeraciones como en otras zonas.

Nuevas pruebas

Por su parte, la playa Nord de Gandia, que es la franja de costa que mayor número de personas alberga a diario, no ha sufrido ningún tipo de contaminación en sus aguas y permanece abierta en su totalidad, permitiéndose el baño sin restricciones en relación a este problema determinado.

Durante la mañana de hoy los miembros de la Dirección General del Agua volverán a analizar el agua y determinarán si existe contaminación. Mientras las analíticas concluyan que el fluido sigue manteniendo unos parámetros de contaminación superiores a los niveles habituales, las dos playas permanecerán con la prohibición del baño por seguridad.

Si los resultados siguen siendo perjudiciales, las personas que acudan a estos tramos de costa verán restringida su entrada al agua por la bandera roja y por las órdenes de los socorristas que custodiarán las playas.

De la manera contraria y si el agua está en un estado óptimo, la bandera que ondeará tanto en Venècia como en Marenys será la que se corresponda a la meteorología y a las condiciones del mar tras la valoración diaria de los operarios de la Cruz Roja y de los socorristas.

El edil de Servicios Básicos del Ayuntamiento de Gandia y presidente de la junta de distrito de estas dos zonas, Miguel Ángel Picornell, coincidió con la opinión de los vecinos de los dos barrios y reconoció que esta medida «ya se trata de algo habitual cada vez que las lluvias son abundantes y hace que la contaminación fecal afecte directamente al agua en buenas condiciones de las playas».

El concejal remarcó que los resultados de las analíticas se conocerán durante la mañana de hoy y confía en que estos sean lo suficientemente positivos como para poder abrir de nuevo las dos zonas del litoral y permitir a los habitantes y a los turistas disfrutar de un puente de agosto con las playas en condiciones óptimas.