Vecinos de la playa de Oliva denuncian malos olores y mosquitos junto a la Sèquia Mare

Aspecto que presentaba ayer el tramo final de la desembocadura de la Sèquia Mare junto a la Vía Ronda. / lp
Aspecto que presentaba ayer el tramo final de la desembocadura de la Sèquia Mare junto a la Vía Ronda. / lp

El ejecutivo afirma que está estudiando los problemas del alcantarillado y se muestra dispuesto a escuchar a los afectados

ROCÍO ESCRIHUELAOLIVA.

Los vecinos y los propietarios de establecimientos de la Vía Ronda, Aigua Blanca y el último tramo de la calle Almirall Roger de Llúria en la playa de Oliva están hartos de los problemas de malos olores y mosquitos que tienen que soportar por el hedor que desprende este tramo de la Sèquia Mare. Un hartazgo que aseguran llevan denunciando más de una década y que en todos estos años desde el Consistorio no han puesto remedio.

Los residentes ven que cada año se agrava la situación que califican de «insufrible porque no se puede estar allí por el olor insoportable» en la desembocadura junto a la playa de Aigua Blanca. «Huele a mierda pura por las noches». Así de explícito se mostró uno de los afectados que relata que los charcos de agua que se forman proceden de la depuradora y en algunos momentos hay corriente porque aseguran que sueltan el agua desde allí.

Una situación por la afirman que se ven gravemente perjudicados, ya que además ese hedor que se desprende de la Sèquia Mare hace que proliferen los insectos convirtiendo la zona en un lugar inhabitable, sobre todo en esta época del año que con elevadas temperaturas y agua estancada proliferan los temidos mosquitos tigre que «se están comiendo a las personas».

Posibles lluvias

Del mismo modo, temen que con las tormentas veraniegas que llegan en estas fechas se empeore la situación ya que en determinados momentos el agua de la red de alcantarillado alcanza hasta ese tramo, como sucedió el pasado martes con la intensa lluvia que cayó en apenas unos minutos. Chubascos que también se esperan para el inicio de la próxima semana.

Los vecinos también afirman que en las quejas que llevan años trasladando al Consistorio han dejado patente que el agua que llega a la playa está «contaminada y contiene aguas fecales». Los afectados han recurrido en varias ocasiones y por su cuenta a un laboratorio autorizado para que haga un análisis de estos vertidos y aseguran que han dado niveles superiores a las bacterias permitidas. Los residentes afirman que el Ayuntamiento es «permisible» y no busca soluciones a los quejas de los vecinos.

Inspección

Por su parte, la edil de Medio Ambiente, Maria Josepa Llorens, explicó ayer que el jueves realizaron una inspección en la zona para comprobar si realmente existía mal olor en este lugar pero no detectaron nada, aunque en ese momento no había agua en ese tramo de la acequia.

De todos modos, la concejal afirmó que desde el Ayuntamiento «estamos estudiando todo el tema de alcantarillado para realizar una reforma importante», aunque dejó claro que esto «no se puede solucionar en cuestión de días». Llorens destacó que está en marcha el proyecto de la depuradora y que intentarán acelerarlo y eliminar el problema».

No obstante, la responsable de Medio Ambiente se mostró «dispuesta a hablar con los vecinos» y escuchar sus demandas. Llorens apuntó que «estamos ojo avizor y tomando conciencia de los problemas que tenemos y plantear una solución general para solucionar todo lo que detectemos».

Además, la concejal socialista aseguró que «los análisis de agua nunca han dado problemas». Llorens añadió que en todo momento la brigada acude a cualquier punto para atender las demandas.

Más