Vecinos de Oliva promueven una campaña de recogida de colillas para limpiar las playas

Una muestra de las decenas de colillas que los vecinos recogieron en la playa de Oliva. / lp
Una muestra de las decenas de colillas que los vecinos recogieron en la playa de Oliva. / lp

IÑAKI LÓPEZOLIVA.

El Ayuntamiento de Oliva se sumó a una iniciativa ciudadana destinada a visibilizar la suciedad que suponen la gran cantidad de colillas que acaban en la arena de las playas. El proyecto abanderado con el lema 'La platja no és un cendrer' fue organizado por una vecina del municipio, Rosa Martínez, para involucrar a los habitantes en esta acción y recoger las cientos de colillas que se depositan en la arena.

El consistorio quiso unirse a la idea con la asistencia de la concejal de Medio Ambiente, Maria Josep Llorens, y el edil de Participación Ciudadana, Josep Escrivà, con la finalidad de concienciar a la ciudadanía para que no las tire a la arena.

La impulsora de la iniciativa explicó que cada vez que iba a la playa «limpiaba de colillas y plásticos toda la zona en la que estaba para tirar todo a la basura». Relató que uno de esos días «decidí meter todas las colillas en una botella para poder contabilizarlas y es cuando fui consciente de la gran cantidad de suciedad que recogía cada día en la playa». Por esto, Martínez decidió difundir su idea a más gente y la experiencia consiguió reunir a un grupo de personas con el mismo grado de implicación en la causa medioambiental.