Los turistas se llevan el 12% de la lotería de Navidad que se vende en verano

Varias personas esperan su turno en la administración de lotería del Grau de Gandia. / lp
Varias personas esperan su turno en la administración de lotería del Grau de Gandia. / lp

El final de agosto es la fecha de mayor afluencia a las administraciones ya que los visitantes prueban suerte antes de regresar de las vacaciones

IÑAKI LÓPEZGANDIA.

Los turistas no solo vienen a buscar el sol y la playa a la Safor, sino que también buscan la suerte en su lugar de vacaciones. Verano tras verano se acuerdan, antes de su regreso a la rutina, de pasar por la tradicional administración de lotería y probar suerte en el sorteo de Navidad.

En Gandia, la población se llega a triplicar durante la temporada estival. Llegan visitantes de todo tipo, pero hay quienes nunca se olvidan de pasar a comprar un décimo y son ya habituales en las administraciones. Son muchos los que eligen la playa de Gandia para pasar sus días de descanso y en el Grau se encuentran con la administración 'Barreta d'or'. Este sitio se ha convertido desde hace muchos años en una parada casi obligada para muchos de ellos que compran sus décimos de Navidad en el mes de agosto.

Antes de poner rumbo a su lugar de origen y dar por concluido su descanso, los turistas colapsan las administraciones buscando que en diciembre les toque un buen premio y el recuerdo de las vacaciones en Gandia sea todavía mejor.

El propietario de la Barreta d'or, Marc Bolo, explicó a LAS PROVINCIAS que el verano «es una de las épocas del año más importantes en la venta de lotería, ya que se llega a alcanzar el 12% de la facturación total de Navidad sólo en estos pocos meses». Teniendo en cuenta que la lotería navideña copa un 50% de los beneficios totales de la administración, un 12% es una cifra «más que considerable y relevante», según admitió el propio Bolo. El propietario detalló que los compradores son visitantes habituales y que el turismo nacional es el principal culpable de que los datos de venta de lotería de Navidad durante el verano «sean tan positivos».

La curiosidad llega en que el momento de la temporada estival en el que más ventas se realizan es el final de esta, en los últimos días de agosto. La gran mayoría de los turistas acuden a la administración justo antes de regresar a sus casas. Quieren conseguir la suerte y llevarse una alegría que contrarreste el tener que poner fin a las vacaciones y darle la bienvenida de nuevo a la rutina del resto de año. Bolo destacó que hay turistas que incluso «desde el mes de abril están pidiéndonos la lotería de Navidad que recogerán en verano». Un reclamo que comienza en Pascua.

Tradición arraigada

Tiene claro que el éxito del Gordo «sigue siendo una tradición y una costumbre arraigada para los españoles». Es por esto por lo que los loteros no necesitan una gran campaña publicitaria durante esta época. «El simple hábito de los visitantes de coger algo por si toca, les lleva a que además no sólo compren papeletas para ellos, sino que también lo hacen para sus familiares y amigos», añadió Bolo.

En la 'Barreta d'or' se preparan ya para festejar un premio gordo porque según explicó su propietario llevan «bastante tiempo entregando premios menores a los clientes y por estadística esperamos que caiga alguna cantidad importante en los próximos sorteos».

En pleno paseo marítimo la papelería Ducal ha aumentado respecto al año pasado las ventas de lotería de Navidad durante este verano. Su propietaria, María José Bolo, explicó que gracias al sitio estratégico en el que se encuentra su local, «los turistas acuden habitualmente y verano tras verano se superan los beneficios».

Además, añadió que espera «una primera quincena de septiembre más positiva todavía», ya que la cantidad de ventas llega a ser mayor en estos pocos días que durante todo el mes de julio, a pesar de estar en plena temporada estival.