Tres menores detenidos por la agresión sexual a una chica de 14 años en Gandia tras un botellón

Comisaría de la Policía Nacional en Gandia./LP
Comisaría de la Policía Nacional en Gandia. / LP

Los acusados quedan en libertad con cargos tras prestar declaración y la policía sigue indagando la presunta agresión a la joven de 14 años

ÓSCAR DE LA DUEÑAGandia

Tres chicos menores de edad de Gandia han sido detenidos por un presunto delito de violación. Al parecer, los jóvenes de entre 14 y 17 de años de edad, abusaron de una amiga, de 14 años, el pasado sábado tras hacer botellón junto a ella y otros amigos en una zona de ocio de la capital de la Safor.

Los jóvenes fueron arrestados y tras prestar declaración han quedado en libertad con cargos y se les imputa un delito de agresión sexual a una menor. Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado, en un parque cercano a una zona de ocio de la ciudad. Los actos revisten especial gravedad, ya que la víctima sólo tiene 14 años. La edad mínima para tener relaciones sexuales consentidas está fijada en 16.

Todo indica que los tres chicos, dos de ellos hermanos, estaban con la supuesta víctima celebrando una noche de sábado. Como todos las semanas, quedaron para beber en una zona verde próxima a varios locales de ocio, con otras personas de su grupo de amigos habitual.

Fuentes de la investigación apuntaron que todos bebieron en altas dosis y que tanto los chicos como la menor habían ingerido licores de alta graduación. Al parecer, uno de los chicos fue el primero en dar el paso y exigir a la joven a mantener relaciones sexuales en ese momento. Según las mismas fuentes, «se investiga si uno de ellos le obligó a hacerle una felación».

Para ello, supuestamente, forzó a la chica de 14 años a abandonar la zona del parque en la que se encontraban y retirarse a otra parte «más oscura». Allí, según la denunciante, tuvieron lugar las agresiones sexuales.

Los chicos comenzaron, supuestamente, a mantener relaciones con la adolescente. Todo apunta a que participaron los tres chicos de forma alterna y en grupo, siempre según la versión que dio la chica a los agentes cuando la atendieron con posterioridad a los hechos.

Voz de alarma

Los presuntos agresores habrían ido en varias ocasiones a donde estaba la chica para mantener relaciones de todo tipo, mientras iban y volvían al espacio en el que se encontraba el resto de amigos. La voz de alarma la dio la propia víctima. Fue ella quien envió un mensaje a su padre para contarle lo sucedido durante las horas previas.

Las pocas pistas que dio en su texto sirvieron a los agentes de la Policía Nacional para identificar dónde fue la presunta agresión y hallar a la joven. La chica describió el lugar como una zona «apartada, con bancos y muros», allí, según ella, fue donde se produjo la supuesta agresión sexual.

Tras la búsqueda, los agentes dieron con la chica en la vivienda de una amiga. La joven acudió a casa de su compañera para refugiarse, ducharse y cambiarse de ropa, según ella misma relató en su versión de los hechos. Una vez localizada, la joven fue trasladada al hospital comarcal Francesc de Borja de Gandia, donde fue sometida a una exploración. Como no puede ser de otra manera, los servicios médicos dieron parte a la Fiscalía de Menores y a los Juzgados de Gandia.

La chica fue trasladada al hospital Francesc de Borja de Gandia, donde fue atendida

Precisamente, las fuentes consultadas por este periódico confirmaron ayer que en estos casos se ponen en marcha todos los protocolos, pero que también se analiza al detalle la denuncia y la versión de la supuesta víctima para estudiar su consistencia.

Tras los primeros pasos de la investigación, los chicos fueron detenidos. La Policía Nacional arrestó a los tres jóvenes y los trasladó ante el juez de menores, que les tomó declaración.

Los chavales, al ser menores, contaron su versión de los hechos en presencia de los agentes y de sus padres. Una vez finalizado su testimonio, el magistrado les ha dejado en libertad con cargos. Estos hechos podrían acarrearles entre dos y seis años de prisión.

Los hechos tuvieron lugar el sábado en una zona verde próxima a los locales de ocio

Otras noticias sobre abusos