Tavernes intenta localizar pozos ilegales para evitar desgracias como la de Julen

Zona de terrenos agrícolas en el Camí Gandia en el término municipal de Tavernes. / r. escrihuela
Zona de terrenos agrícolas en el Camí Gandia en el término municipal de Tavernes. / r. escrihuela

El Ayuntamiento envía cartas a los propietarios de parcelas rústicas para pedir su colaboración en la búsqueda de cavidades furtivas

ROCÍO ESCRIHUELA TAVERNES.

La caída a un pozo en la localidad malagueña de Totalán del niño Julen, su rescate y su fallecimiento pusieron en vilo a media España que estuvo durante varios días pendiente de este suceso. El incidente puso el foco de atención en la presunta cavidad ilegal que de haber estado cerrada hubiera evitado esta desgracia. Ante tal situación, el departamento de Agricultura de Tavernes se puso en marcha con el objetivo de evitar riesgos y futuros accidentes en el término municipal vallero.

Hace aproximadamente tres semanas, el Ayuntamiento mandó una carta a los propietarios de parcelas rústicas para «solicitar la colaboración ciudadana para detectar o localizar cualquier pozo, motor de riego, senias antiguas o instalaciones similares que puedan representar un peligro o riesgo para la población a causa del mal estado de conservación, abandono o ruina».

Aproximadamente 3.500 cartas han salido desde el Consistorio para pedir a los vecinos que comuniquen cualquier incidencia al departamento de manera que el Ayuntamiento pueda tomar medidas y evitar posibles accidentes.

El edil de Agricultura, Emili Enguix, apuntó a LAS PROVINCIAS que esta iniciativa es para poder «tener un control exhaustivo de los pozos del término municipal ya que algunos pueden estar en zonas difíciles de localizar y por ello se hace una llamada a la responsabilidad de los propietarios». Se trata de una manera de implicar a los vecinos porque los propietarios de terrenos agrícolas pueden conocer o detectar la presencia de estos peligros en zonas cerca de sus parcelas y pueden dar la voz de alerta.

De todos modos, Enguix añadió que no hay en «exceso, ya que la mayoría están localizados», pero siempre es posible que quede alguno en mal estado. También los agentes rurales están en alerta ante la posible detección de cavidades que presenten riesgos, y ante el hallazgo de cualquier incidencia que suponga un peligro desde el Consistorio se advertirá a los propietarios.

«Se debe exigir al dueño de la parcela que cumpla con la reglamentación y evitar posibles problemas tanto para él como para todos los vecinos», indicó el responsable de Agricultura. Se trata de una campaña de «concienciación ciudadana para evitar posibles desgracias», señaló Enguix quien hizo hincapié en la desgracia del pequeño Julen porque «nadie pensó que alguien pudiera caber en un agujero tan pequeño».

A pesar de esta búsqueda que ha puesto en marcha el Consistorio vallero junto con los agricultores, el concejal manifestó que en el término de Tavernes la mayoría de «pozos están en las típicas casetas de motor para riego y están protegidas, pero sí que existen balsas pequeñas que no tienen mucha profundidad pero podrían provocar algún accidente menor». Enguix explicó que el nivel freático que hay en el término municipal, donde a pocos metros ya existe agua, es lo que hace que de haber cavidades sin protección tengan poca profundidad.

El edil responsable del área apuntó que «afortunadamente no ha habido ninguna alerta, pero la gente debe estar pendiente de tener todo en orden y de comunicar cualquier situación de peligro». Simplemente se han detectado una decena de incidencias, aunque han sido «cosas irrelevantes», apuntaron desde el departamento, y ahora los operarios municipales evaluaran el riesgo para acometer una actuación que evite males mayores. Los principales problemas están en antiguas senias que en su día se taparon, pero que pueden presentar un mal estado de conservación.