Tavernes tendrá fallera mayor tras un año de paréntesis y la elegida se conocerá el viernes

Desfile de la Ofrenda de Tavernes de este año, donde no hubo fallera mayor. / c.g.
Desfile de la Ofrenda de Tavernes de este año, donde no hubo fallera mayor. / c.g.

El alcalde de la Vall, Sergi González, llamará a una de las tres jóvenes que aspiran a representar la fiesta josefina en el ejercicio de 2020

IÑAKI LÓPEZGANDIA.

La figura de fallera mayor regresa a Tavernes de la Valldigna tras unas últimas fiestas sin máxima representante. La Junta Local Fallera anunció en la noche del lunes que se han presentado tres candidaturas para ostentar el cargo y que la elección oficial se dará a conocer el próximo viernes 19 de julio a partir de las 20 horas.

El nuevo presidente de la Junta Local, Ximo Pons, quiere impulsar la importancia de las fallas de Tavernes y equipararlas a las de otros municipios históricos. El primer paso después de un año de ausencia era recuperar su máxima distinción abriendo el periodo de candidaturas, que concluyó en la noche del lunes con tres nuevas opciones al cargo.

El alcalde de la localidad, Sergi González, hará la llamada más esperada a una de las tres postulantes para comunicarle su elección oficial. A continuación del anuncio público, la candidata elegida será proclamada la misma noche del viernes en el Ayuntamiento de Tavernes en un acto encabezado por el presidente de la Junta Local Fallera junto al alcalde y a los demás responsables que conforman la corporación.

Según explicó a LAS PROVINCIAS el presidente de la Junta, los nombres de las tres candidatas presentadas no se hacen públicos «para mantener la emoción y la sorpresa». Esto es algo que ya se ha convertido «en la tradición de cada proceso de elección al mantener expectantes a todas las comisiones y a los habitantes».

En el trámite de selección de la candidata se tienen en cuenta diferentes factores que llevan a obtener una puntuación final que definirá. Los responsables de la Junta Local llevan a cabo una baremación de los años que cada postulante lleva en su comisión, de los cargos de responsabilidad que han ostentado, de los niveles de implicación en la fiesta y de los años que cada una de las tres haya pertenecido a la propia Junta y de qué manera lo hayan hecho.

Comisión gestora

El año 2019 fue una etapa aciaga para las fiestas josefinas de Tavernes con una situación insólita. Se quedaron sin la gestión de la Junta Local Fallera y sin el cargo de máxima distinción. Una comisión gestora fue la encargada de organizar las fallas durante el pasado año al no optar nadie a presidir la tradicional Junta Local.

De la misma manera y a diferencia de este nuevo curso, ninguna fallera presentó su candidatura para representar a todas las comisiones y el cargo quedó vacante. La Junta Local Fallera de Tavernes recuperó sus competencias habituales con la presentación de una única candidatura, la de Ximo Pons.

El nuevo dirigente de las fallas accedió al cargo de responsabilidad después de haber llevado las riendas de su comisión durante los últimos siete años. Pons ve las fallas «como un importante poder cultural y de tradición que va más allá de ser unas simples organizadoras de fiestas».

Teniendo en cuenta esto, añadió que la intención de su grupo es la de «estar al servicio de todo el municipio y no solo del colectivo fallero». Siguiendo la misma línea de actuación, la nueva organización puso uno de sus objetivos primordiales en entablar mejores relaciones con las demás juntas locales falleras y compartir objetivos. Según Pons, conocer el funcionamiento de otras agrupaciones culturales aporta «un asesoramiento extra para poder implantar en nuestra localidad nuevos métodos que garanticen el éxito del trabajo realizado».

De esta manera, el presidente incidió en que el conjunto de personas que ha agrupado para liderar las fallas de Tavernes demuestran «una gran confianza y muchas ganas de trabajar por mejorar la fiesta».

Pons no se marca un límite de años al frente de la dirección y, aunque los estatutos de la organización marquen un mínimo de dos cursos falleros, aseguró que permanecerá «hasta que los ciudadanos y los falleros otorguen su confianza en su trabajo».

El presidente de la JLF matizó que debe «garantizar una transición que consolide tanto a la Junta Local como a la figura de la fallera mayor» y para conseguirlo no se marca límite temporal pero estimó «corto el periodo de los dos años estipulados».