Soler asegura que se «plantará» en Madrid para negociar una bajada de impuestos

Víctor Soler junto a Isabel Bonig dirigiéndose al público en su presentación como candidato. / r. e.
Víctor Soler junto a Isabel Bonig dirigiéndose al público en su presentación como candidato. / r. e.

El candidato del PP de Gandia apuesta por «diálogo, pactos y moderación» como hizo el primer alcalde de la democracia en la ciudad

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

El edificio de Fomento de Gandia se vistió ayer de gala para proclamar oficialmente a Víctor Soler como candidato del PP a la alcaldía de la capital de la Safor. Un acto que abarrotó el salón del edificio empresarial donde el Partido Popular estuvo acompañado de representantes de entidades y asociaciones locales, militantes y simpatizantes de toda la comarca, y donde no faltó la líder popular Isabel Bonig que viajó hasta la ciudad junto a Mari Carmen Contelles para arropar al candidato.

Los populares presumieron de haber sido el partido más votado en los pasados comicios municipales y apelaron a que «cualquier voto que no vaya al PP es un voto que va a Diana Morant». Durante su intervención, Soler destacó que «mucha gente se sintió estafada» porque «Ciudadanos prefirió un gobierno de izquierdas y catalanista», recordando el apoyo que el edil de la formación naranja dio a PSPV y Més Gandia para gobernar.

No obstante, el alcaldable popular ya adelantó durante su discurso algunos de los proyectos que llevará adelante si logra la vara de mando. Soler no dudó en afirmar que «lo primero que haré será plantarme en Madrid para renegociar el plan de ajuste y bajar los impuestos a nuestros vecinos». «No es justo que carguemos a los vecinos los errores de los políticos», apostilló.

A esta medida le siguieron otras propuestas como una mejor limpieza de la ciudad, o una tarjeta residente para los ciudadanos afectados por la zona azul. También anunció que «en los primeros meses de gobierno ejecutaremos un plan de acción comercial urgente» porque Morant «no ha hecho nada por el comercio en estos cuatro años».

Soler también defendió al PP como el «único partido netamente valenciano que defiende nuestra cultura y tradiciones», y por eso avanzó que el 9 de octubre se celebrará como «Dios manda, con bajada de la Real Senyera, salvas, procesión cívica, homenaje a Jaume I e himno regional cantado e himno de España». Y es los mayores aplausos de la tarde se los llevaron la alusiones al catalanismo y la critica a las subvenciones al Casal Jaume I, además de la afirmación de que en el actual ejecutivo «han preferido siempre ser catalanes de segunda antes que valencianos de primera».

«Travesía por el desierto»

El candidato popular recordó estos cuatro años en la oposición como una «dura travesía por el desierto» en la que se han enfrentado a un «gobierno malo y desastroso» y reiteró que «tenemos una alcaldesa más preocupada de su promoción política que de Gandia».

Soler también apeló a la figura del primer alcalde democrático de la ciudad, Juan Román Catalá, que «supo manejar una Corporación municipal con siete partidos políticos distintos». El popular apuntó que «tenemos que seguir ese modelo con diálogo, pactos y moderación».

El presidente local del partido tuvo un mensaje claro para Bonig si logra ser presidenta de la Comunitat. «Te pido que una de tus primeras medidas sea eliminar el Pativel y devolver la libertad a los municipios y a los miles de propietarios».

Por su parte, Bonig elogió a Soler afirmando que «vamos a perder a un gran diputado autonómico, pero vamos a ganar a un alcalde». Ensalzó que el PP de Gandia «es un grupo combativo. Este partido está vivo y unido a pesar de algunos». La presidenta del PP de la Comunitat llamó a la calma porque «estamos acostumbrados a que nos digan de todo», pero aludió a la importancia de «centrar la campaña en propuestas porque se ponen nerviosos».