Sant Macià sigue al alza al reunir a más de 10.000 visitantes a Ròtova

Un espectáculo de calle del Porrat de Ròtova. / lp
Un espectáculo de calle del Porrat de Ròtova. / lp

La fiesta gira en torno a la creación del Porrat con motivo de la visita a Cotalba del rey Felipe II hace casi 500 años

Ó.D.

El Porrat de Ròtova sigue al alza y se mantiene como una de las celebraciones de invierno que más público reúne por su variedad de actos y las temáticas que escoge cada año. En esta ocasión, la fiesta en honor a Sant Macià ha atraído ha más de 10.000 personas, casi todas durante el sábado y el domingo.

'Cotalba, el origen de un Porrat' ha sido el lema de este año. El monasterio de Sant Jeroni ha sido el epicentro de la fiesta, aunque el Porrat ha sido en Ròtova. Ha habido visitas al cenobio de origen medieval y en las calles de Ròtova, entre mercados, artesanos, la Fira Agroalimentaria, paradas de colectivos sociales y festeros, estuvo también la figura de Felipe II.

Su presencia fue relevante, ya que el Porrat nació hace casi 500 años con la visita del monarca a Cotalba, donde se alojó durante unos días. Los vecinos de Ròtova y de algunas localidades del Vernissa, celebraron Sant Macià a modo de romería en Cotalba, donde le mostraron los productos que elaboraban en el campo, los que creaban con sus propias manos y los alimentos que preparaban. Dieron inicio al Porrat.

Ahora la fiesta conserva la esencia pero está adaptada al siglo XXI. Las paradas de alimentos, algunas de ellas regentadas por las propias asociaciones han sido todo un éxito. Miles de personas han degustado todo tipo de alimentos típicos y han visto oficios tradicionales. No han faltado la música, la danza y el espectáculo de calle.