Ròtova recupera una villa romana con más de dos mil años y la hará visitable con 91.000 euros

REDACCIÓN

ròtova. El Ayuntamiento de Ròtova invertirá más de 91.000 euros en la puesta en marcha de un Centro de Interpretación de la Villa Romana de la Sort. La localidad sacará a la luz los restos de una vivienda de hace 2000 años para convertirlos en reclamo turístico y artístico. Será la única vivienda romana de la Safor que se pueda visitar. El creador del proyecto, el arqueólogo Emili Moscardó, ha planeado la puesta en valor de este histórico enclave, que representa a «la perfección la vivienda de campo de hace 2000 años».

Los restos que conserva Ròtova aparecieron entre los años 2004 y 2006, con la puesta en marcha de la Autovía del Morquí. En aquel momento aparecieron junto a la carretera restos de una villa de campo romana, al igual que en una parcela del polígono industrial Les Mases.

Los trabajos de excavación de hace casi 15 años dejaron a la vista todo tipo de elementos romanos, que fueron trasladados al Museo Arqueológico de Gandia, donde se conservan. En este proceso apareció la Villa, de la que se conservan muros de una altura considerable».

Por ello, el gobierno de Ròtova ha puesto en marcha el proyecto de recuperación de la Villa y la creación de un centro de interpretación. Los trabajos tienen consignados ya un total de 91.462 euros y será una realidad en los próximos meses.

Esta iniciativa fue aprobada por el pleno de Ròtova y tiene el informe técnico de revisión favorable de los técnicos de Diputación de Valencia del pasado 22 de febrero. Además cuenta con otro documento favorable de la Dirección Territorial .Esto permite ya al consistorio iniciar el procedimiento de contratación. El alcalde de Ròtova, Toni García, indicó que este plan «va en la línea de recuperación del patrimonio de Ròtova». El proyecto consistirá en crear un centro de interpretación de la vivienda romana: «Se excavará el terreno de Les Mases. En estos momentos los muros están cubiertos por vegetación». El proyecto museístico contempla la recuperación de estas tapias que sobre pasan el medio metro y la colocación de paneles explicativos.