Roig homenajea a Fernando Rubio con un pabellón a su nombre en Ontinyent

Juan Roig y Fernando Roig con los familiares de Fernando Rubio Gimeno en el nuevo pabellón. / lp
Juan Roig y Fernando Roig con los familiares de Fernando Rubio Gimeno en el nuevo pabellón. / lp

El empresario y el vecino de Tavernes fallecido en 1973 eran compañeros en el colegio donde ayer se inauguró el recinto deportivo en su honor

ROCÍO ESCRIHUELATAVERNES.

Fernando Rubio Gimeno da nombre desde ayer al nuevo pabellón deportivo del colegio La Concepción de Ontinyent que se ha construido gracias al mecenazgo de Juan Roig y donde el empresario ha querido rendir homenaje a su amigo y compañero en este centro educativo durante los años 60.

Rubio, natural de Tavernes, falleció en un accidente de tráfico en mayo de 1973 y mantuvo una gran amistad con Roig durante su juventud donde compartieron estudios en la capital de la Vall d'Albaida. Una estrecha relación que a pesar de los años y de la ausencia de Rubio perdura en el tiempo y que ahora continuará vigente con el nombre de este vallero en las instalaciones deportivas de su antiguo colegio.

En la tarde de ayer tuvo lugar la presentación de este recinto que cuenta con diversas pistas, tanto cubiertas como exteriores para la práctica deportiva de diferentes disciplinas y una grada con capacidad para 450 personas. Un acto que reunió a centenares de antiguos alumnos del colegio, así como a familiares de Rubio que agradecieron el gesto de Roig, que estuvo acompañado de su hermano Fernando. También estuvieron presentes buena parte de la sociedad civil de Ontinyent que se mostraron orgullosos de contar en la localidad con una instalación de esta importancia.

El edificio de La Concepción cuenta con pistas exteriores e interiores y una grada para 450 personas

Roig ha asumido los gastos derivados del proyecto y de la ejecución de la obra, con el objetivo de compartir y devolver al colegio lo mucho que de él ha recibido. Asimismo, durante el acto el empresario destacó los valores de esfuerzo y amistad, aprendidos tanto por parte del centro como por parte de su amigo Fernando, a quien quiso dedicar este recinto, «ya que darle a este pabellón su nombre es el mejor legado». En su memoria y en la de los valores que él encarnaba, el pabellón ha sido bautizado con el nombre de Fernando Rubio Gimeno.

Inversión de 2,8 millones

La idea de hacer un pabellón surge hace dos años, con motivo de la celebración del 50 aniversario de la promoción de Roig. En abril de 2018 empezaron las obras en las que el empresario valenciano ha invertido como mecenas 2,8 millones de euros.

En cuanto al equipamiento técnico de las instalaciones, Toni Morales, arquitecto técnico responsable del proyecto ha destacado que se trata de «un edificio de 3.250 metros cuadrados construidos y una superficie de urbanización de 8.500 metros cuadrados». «Es un recinto que potencia la parte deportiva del colegio y donde se puede jugar a balonmano, fútbol sala, baloncesto, por supuesto, o voleibol y cuenta con un gimnasio totalmente equipado con cuerdas, escaleras y rocódromo», apuntó Morales.

Además, la instalación deportiva tiene una zona reservada para la parte administrativa con despachos y aulas polivalentes en las que se puede dar clase a los alumnos del centro educativo.

El arquitecto técnico apuntó que además es «un edificio tremendamente eficiente, en el que se ha buscado la eficiencia energética en cuanto a iluminación, sistemas, equipos de ventilación. Está pensado para que el consumo de energía sea el menor posible», concluyó Morales.