El refuerzo de actos será clave en la petición de Fiesta Nacional

Ó. D. GANDIA.

El Ayuntamiento de Gandia y la Federació de Falles (FdF) de Gandia mantienen más vivo que nunca el deseo de que las fiestas josefinas de la Ciudad Ducal se conviertan en Fiesta de Interés Turístico Nacional, así lo explicaron ayer la alcaldesa Diana Morant y el presidente de la FdF, Telmo Gadea, en la presentación de actos de 2019.

Los trabajos para aunar esfuerzos y comenzar la recogida de información arrancaron hace años, pero tanto Morant como Gadea coincidieron en que tras la declaración de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, por la Unesco, en el año 2017, es el momento de apostar por fuerza para la fiesta de Gandia «ocupe el lugar que merece», relató Morant.

Por este motivo, este año se han incrementado las mascletàs y se ha reforzado la Nit del Foc, para abrir la fiesta a vecinos y turistas, sin distinción, ya que se trata de una fiesta con más de 143 años de historia. Los primeros documentos que acreditan la quema de monumentos en Gandia son del año 1876, agregó la primera edil.

Gadea, por su parte, resaltó que las Fallas de Gandia no se preparan para obtener esta distinción por que sí: «Somos Fiesta de Interés Turístico desde principios de los años 80, casi desde tiempo preautonómico».

Además, el presidente de la Federació de Gandia destacó que la fiesta esta cohesionada en Gandia, con actos propios como la macrodespertà con infraestructuras singulares como el Museu Faller de Gandia, que es «la envidia -sana- de muchos colectivos» de otras poblaciones.