La protesta de funcionarios de prisiones empaña la apertura de la oficina de gestión de penas

Llegada de las autoridades a la nueva oficina ante la presencia de la concentración de los funcionarios de prisiones. / r. escrihuela
Llegada de las autoridades a la nueva oficina ante la presencia de la concentración de los funcionarios de prisiones. / r. escrihuela

Los trabajadores aprovechan la presencia en Gandia del secretario general de Instituciones Penitenciarias para exigir mejores condiciones laborales

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

La protesta de un grupo de funcionarios de prisiones de la Comunitat ensombreció ayer la apertura de la oficina de Gestión de penas y medidas alternativas que se estrenó en Gandia donde podrán gestionar los trabajos en beneficio de la comunidad los condenados por delitos que no sean de sangre. La presencia en la inauguración del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, trajo hasta la capital de la Safor a varios representantes sindicales que recibieron al máximo responsable de prisiones al grito de «mentiroso».

La protesta pacífica se suma a las manifestaciones que desde hace meses los funcionarios de prisiones están llevando a cabo para exigir mejores condiciones de trabajo. Los trabajadores portaban una pancarta que desplegaron ante la oficina ubicada en el cruce de la avenida de la Alicante con la avenida del Grau y recibieron a Ortiz y a las autoridades locales bajo la presencia policial. Durante la inauguración oficial, aguardaron en la puerta con calma, y esperaron hasta la salida de los responsables políticos.

En declaraciones a los medios, uno de los representantes manifestó que las protestas son porque desde el Ministerio del Interior «no quieren atender las reivindicaciones económicas de los trabajadores de prisiones». Además, añadieron que «somos agredidos cada día porque faltan más de 3.400 plazas a nivel nacional».

Los condenados podrán acceder en este despacho a trabajos comunitarios o talleres para su reinserción

Del mismo modo, apuntaron que las prisiones de la Comunitat «son el reflejo de la realidad que se vive en el resto de España, donde sufren agresiones casi todos los días» por parte de los presos. El sindicalista indicó que «las prisiones de la Comunitat no han visto reducido el número de internos como sí ha ocurrido en otras prisiones. Aquí cada vez somos menos trabajadores y el número de internos se mantiene».

La protesta sólo fue a modo presencial y la apertura de la oficina de Gestión de penas y medidas alternativas se celebró con total normalidad con la presencia de la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, y otros miembros de la corporación municipal.

Colaboración municipal

La comitiva recorrió el recinto y saludó a los trabajadores antes de firmar el convenio de colaboración por el que el Ayuntamiento cede este espacio a Interior para poner en marcha una iniciativa que sólo existe en ciudades que son capital de provincia. La primer edil recordó que este acuerdo llega tras un trabajo colectivo de cuatro años entre ambas administraciones para abrir un departamento donde atender a aquellas personas que han sido sentenciadas judicialmente a una pena de no prisión.

Los condenados podrán acceder en esta oficina de la ciudad a trabajos comunitarios o talleres de formación encaminados a la reinserción sin necesidad de desplazarse. Esta oficina dará servicio a vecinos de la Safor y de la Marina.

Por su parte, el secretario general de Instituciones Penitenciarias destacó que la elección de Gandia para ubicar esta oficina es porque el Ayuntamiento «siempre ha estado en la mejor disposición para ofrecer este servicio» y tildó de «ejemplar» la colaboración con el Consistorio.

Ortiz recordó que en la ciudad se han podido cumplir más de 220 trabajos en beneficio de la comunidad desde 2014 porque «el Ayuntamiento puso plazas a disposición de Instituciones Penitenciarias». Además, el representante del Ministerio del Interior apuntó que el Consistorio ha gestionado más de medio centenar talleres de seguridad vial con la colaboración de la Policía Local.

El secretario general de Instituciones Penitenciarias indicó que en la provincia de Alicante y Valencia se han recibido en los tres primeros trimestres del año más de 17.400 sentencias condenatorias de personas condenadas a penas alternativas. «De esa cifra total, hemos calculado que una quinta parte pueden ser gestionadas desde aquí, con expectativas de futuro de llegar a una cuarta parte de todas las condenas de estas dos provincias».

Ortiz citó como delitos con pena de trabajos en beneficio de la comunidad, delitos contra la seguridad vial, relacionados con la violencia de género, y robo o hurto cuando es la primera vez que la persona comete el hecho delictivo.

Tanto Morant como Ortiz no quisieron olvidarse de la labor del padre Miguel Fons que lleva años implicándose en la reinserción de personas condenadas a través de la asociación Jezrael y el centro Endavant, y que ha sido el impulsor de este proyecto. Fons indicó que «se necesita creer en lo que se hace» y apuntó que esta oficina es «un paso más para la integración y la reinserción».

Tras terminar el acto, ya en la calle, el padre Miguel saludó a los funcionarios de prisiones quienes le agradecieron su labor en los centros penitenciarios de la Comunitat.

 

Fotos

Vídeos