Proclamas a favor de políticos presos y pintadas en Tavernes durante el Festivern

El público en la carpa de los conciertos del Festivern disfrutando de la actuación del grupo SFDK durante la noche del 31 de diciembre. / lp
El público en la carpa de los conciertos del Festivern disfrutando de la actuación del grupo SFDK durante la noche del 31 de diciembre. / lp

Jóvenes de sectores más radicales aprovechan el festival para cometer varios actos vandálicos en el mobiliario urbano

ROCÍO ESCRIHUELA TAVERNES.

Unas 15.000 personas han llenado el recinto del Festivern de Tavernes durante los tres días de conciertos que se han celebrado en la localidad y que han congregado a miles de jóvenes en la capital de la Valldigna que han acampado en la zona de Marjaletes. No obstante, a pesar del buen ambiente, siempre hay quienes se encargan de empañar la fiesta con actos vandálicos o aprovechan el festival para lanzar proclamas políticas.

Durante varios conciertos de los que se celebraron la noche de Fin de Año se escucharon mensajes del público con gritos de «Llibertad presos polítics». En otras ocasiones, hubo consignas por parte del cantante de uno de los grupos que brindó «por un 2019 antifascista». Según han explicado varias personas a LAS PROVINCIAS estas manifestaciones se realizaron en al menos tres actuaciones de esa tarde noche en la carpa del Festivern.

También se han observado estos días un aumento de pintadas en edificios públicos, fachadas particulares y mobiliario urbano. Sectores más radicales aprovechan la masificación de personas estos días en la localidad para cometer estos actos vandálicos que se suman a otras pintadas que ya existen en la biblioteca municipal o un recinto particular de la calle San Agustín.

La localidad casi duplica la población con la llegada de 15.000 personas en cuatro días El ejecutivo calcula que los conciertos dejan un impacto económico de un millón de euros

Estos días, los vándalos han realizado pintadas en diferentes laterales de la fachada del ambulatorio, así como en paredes de edificios cercanos a la zona del festival como la calle Gandia. Además, se han observado pintadas en un local comercial de la calle Valencia, en contenedores de basura y en un cajero automático de una entidad bancaria ubicado en Gran Vía Germanías.

Entre los lemas que se pueden leer se observan frases como: 'País Valencià tomba del feixisme', 'Organització antifeixista' o 'Mort al feixisme, organitza't'. Algunas pintadas llevan la firma de Antifes Safor Valldigna.

Ediciones anteriores

Tavernes ha acogido este año por octava vez el Festivern y en ocasiones anteriores también se han producido algunos actos similares. En 2018, durante esta misma semana aparecieron pintadas en la sede de los socialistas de Tavernes donde se podía leer 'democracia occidental=dictadura capitalista».

También el año pasado se impuso una sanción administrativa a dos jóvenes a quienes la Guardia Civil incautó 300 carteles y botes de spray en la estación de tren del municipio con lemas como 'Llibertad presos polítics' o 'L'escola en català ara i sempre'. Hace unos años también prendieron fuego a la bandera de España ubicada ante el Ayuntamiento.

A pesar de que estas incidencias deslucen la fiesta que la localidad ha vivido durante estos días, en general ha reinado el buen ambiente, tanto en la zona de acampada como en las actividades deportivas organizadas, así como en las paellas que se celebraron el lunes en la plaza Mayor y el 'correbars' por toda la localidad del domingo.

Atenciones sanitarias

Otras incidencias destacadas de estos días se han producido en el centro sanitario de Tavernes. La tarde del domingo varias personas acudieron a Urgencias tras haber ingerido algún alimento que contenía marihuana. Los servicios sanitarios atendieron a los afectados aquejados de fuertes dolores y uno de ellos, según ha podido saber este periódico, fue trasladado al hospital Francesc de Borja de Gandia para ser examinado.

Al margen de esta asistencia sanitaria, el resto de días, así como la noche de Fin de Año, no ha habido que lamentar urgencias de mayor consideración. De hecho, ante la avalancha de personas que acuden estos días a Tavernes, el ambulatorio había reforzado el servicio con más personal. La población casi llega a duplicarse con la asistencia de 15.000 personas a la localidad y para estas fechas desde Sanidad han aumentado el equipo con la presencia de un médico más que en una jornada habitual. Además, en la carpa donde se celebran los conciertos existe un servicio sanitario dotado de ambulancia para asistir a cualquier persona ante una urgencia.

También ha habido refuerzos este año en el dispositivo de seguridad ya que la prioridad del Ayuntamiento de Tavernes ha sido mejorar los servicios que se ofrecen. La junta local acordó la presencia de un mayor número de agentes de Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, Policía de Tráfico y Seprona durante los días del festival. Además, se decidió cortar el acceso de vehículos en la calle Marjaletes, así como en algunos tramos del paseo Colón.

También se han ampliado las zonas de aparcamiento habilitando un solar cercano a la zona de acampada con capacidad para 300 vehículos. También se ha facilitado el estacionamiento en el parking subterráneo del País Valencià con tarifas económicas de tres euros al día.

Aumento de ingresos

La llegada de miles de personas deja en el municipio un elevado impacto económico. Según el Consistorio la cifra puede ascender a casi un millón de euros. Los mayores beneficiarios de esta presencia masiva de público son los supermercados y los bares, sobre todo los que se encuentran en la zona más próxima a los conciertos y a la acampada.

De hecho, varios de estos negocios de hostelería abren casi las 24 horas durante los cuatro días del Festivern para cubrir las necesidades de los asistentes. Algunos propietarios han señalado en varias ocasiones que durante estos días la recaudación es casi igual a la que logran durante el resto del año, por eso es buen momento para trabajar el máximo y aprovechar la asistencia de miles de personas.

Los primeros visitantes comenzaron a llegar el jueves y ayer por la mañana empezaron a recoger sus pertenencias. A partir de ahora, los servicios municipales iniciarán las tareas de limpieza para que la zona regrese a la normalidad cuanto antes.