Preocupación entre vecinos de Marxuquera por la seguridad de las casas, la limpieza y la lluvia

Reunión de la junta de distrito de Marxuquera celebrada el pasado jueves por la tarde en el centro social del distrito. / Lp
Reunión de la junta de distrito de Marxuquera celebrada el pasado jueves por la tarde en el centro social del distrito. / Lp

La junta de distrito sirve para poner sobre la mesa toda la información, las inquietudes y los problemas de los afectados por el incendio

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

Mientras las actuaciones postincendio siguen su curso y se materializan las ayudas prometidas por las administraciones públicas, el jueves fue el turno de la junta de distrito de Marxuquera. Una cita donde los vecinos expusieron sus dudas y problemas respecto a la actual situación de las urbanizaciones afectadas por el incendio.

La cita contó con más presencia de propietarios que las cuatro que se celebran a lo largo del año. Más de 60 personas acudieron a la reunión para escuchar de primera mano toda la información. Según explicó a LAS PROVINCIAS, Salvador Ferrer, portavoz de ocho asociaciones y urbanizaciones del distrito, fue una reunión «muy cordial en un momento delicado donde todos pudieron expresar sus inquietudes».

Los afectados mostraron principalmente sus preocupaciones sobre varias líneas: la limpieza, la lluvia y la seguridad. Ferrer señaló que «Marxuquera es muy amplía y si conseguimos cosas ayudarán a una convivencia mejor». Al margen de los vecinos, hubo representación política de todos los grupos municipales, en un junta que presidió Xavier Ródenas, como responsable municipal de este distrito.

Ferrer apuntó que ahora es el momento de revisar los servicios de limpieza. También, según explicó, hubo algunas críticas a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) por la preocupación que existe entre los vecinos por el estado de los barrancos. Los residentes pidieron al Ayuntamiento, que en la medida de sus posibilidades, presione a la CHJ para que actúe. El pasado lunes el presidente de la Confederación se comprometió con la alcaldesa Diana Morant a limpiar los barrancos de la zona calcinada con una partida del Gobierno central de 650.000 euros para todos los municipios afectados por el incendio de Llutxent. En concreto en Gandia se actuará en los barrancos de Beniopa, Borell, Caldereta y Verd.

Reflexión conjunta

Ródenas atendió las peticiones y las críticas de los propietarios, aunque apuntó que era momento de reflexión de las partes implicadas para «revisar en lo que hemos fallado e intentar hacer las cosas mejor». Los vecinos pidieron cortafuegos, pero el presidente de la junta de distrito les explicó que esa actuación corresponde a los vecinos porque así está contemplado en la ley.

Ródenas detalló que desde el Ayuntamiento sí que se actuó en los parajes municipales antes del incendio. Se destinó una partida de 12.000 euros a labores de limpieza de la brigada porque «en nuestras propiedades intentamos hacer el máximo de cosas», aunque asumió que «para los vecinos nunca se limpia lo suficiente». «Marxuquera no está abandonada y se están haciendo muchas cosas», puntualizó el edil. El concejal también hizo hincapié en corregir las cuestiones alegales de algunas urbanizaciones y puso como ejemplo las conexiones de calles, cuestiones que ante la llegada de los bomberos en una emergencia podrían facilitar mejor su trabajo.

Las lluvias que se anuncian para estos días también fueron tema de debate ante el peligro de erosión de la zona quemada. Ródenas destacó la importancia de tener masa forestal para retener el agua y evitar corrientes que arrastren la tierra y las piedras. «Se debe eliminar cuando impiden otros usos, pero debemos de aprender a convivir con la naturaleza», apuntó.

Respecto a la seguridad, los vecinos han mostrado su preocupación porque todavía hay muchas casas deshabitadas y han pedido mayor control de seguridad. La próxima semana está prevista una reunión con la Policía Nacional para coordinar el dispositivo. Aunque, desde la Policía Local continúan las labores de vigilancia que ya se pusieron en marcha en los días posteriores al incendio. El gobierno indicó a los vecinos que está dispuesto a mejorar esta vigilancia si así lo consideran.

Ferrer también dio importancia a la presencia de un trabajador de Tragsa que explicó a los vecinos la necesidad de tener los permisos para poder acceder a las parcelas privadas y actuar en la retirada de árboles con riesgo de caída. El portavoz indicó que «en general los vecinos está muy contentos», aunque reconoció que es normal que siempre haya alguien más crítico con las actuaciones pero que «hay que ir con prudencia, pero defendiendo nuestras ideas».

Por su parte, desde el gobierno, el portavoz José Manuel Prieto señaló que esta reunión sirvió también para que los vecinos «tuvieran el nivel de información que querían», tal y como acordaron en el encuentro con la alcaldesa. Prieto calificó la cita de «junta constructiva». El portavoz del ejecutivo señaló que además, en la junta de distrito se explicaron todas las vías de las ayudas por parte de las administraciones a las que van a tener derecho los afectados, así como los plazos para su presentación, que será a cargo del Consistorio.

También se puso sobre la mesa la posibilidad de trasladar al Centro Social de Marxuquera la oficina de los afectados que ahora está en la Marquesa con el objetivo de que los propietarios la tengan más próxima.

Más

Fotos

Vídeos