El precio de la naranja cae un 80% en sólo un año y se paga a 1,10 euros la arroba

Parcelas de cultivos de cítricos en un paraje de Tavernes de la Valldigna. / r. escrihuela
Parcelas de cultivos de cítricos en un paraje de Tavernes de la Valldigna. / r. escrihuela

El sector cierra en menos de un mes la campaña con las tarifas más bajas en décadas ante la entrada de cítricos africanos y el veto ruso

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La campaña citrícola en la Safor acabará en unas semanas y lo hará con los peores datos de los últimos 25 años. Los productores de naranja han visto como el precio de su fruta ha caído un 80% en sólo una temporada. Los motivos son varios, la entrada en la Unión Europea de cítricos de países de África, como Sudáfrica o Marruecos, el Veto Ruso o las complicaciones que pone el mercado americano para enviar allí la naranja valenciana.

El directivo de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), Vicent Faro, precisó que el coste de la arroba se pagaba en la pasada campaña a más de cinco euros, llegando en algunos casos a seis. Pero durante esta temporada lo máximo que han percibido algunos productores ha sido 1,10 euros: «Estos cambios son muy dañinos para el sector. Los propietarios de parcelas quieren abandonar la producción. No pueden hacer frente a los gastos.

Faro recordó que durante los últimos 25 años el sector ha atravesado «momentos muy duros» que han hecho que progresivamente se haya ido abandonando la producción de forma paulatina». «Han sido décadas muy dura donde se ha ido pareciendo que las zonas de cultiva han pasado a ser parcelas sin ningún uso» precisó el representante de AVA.

Precios estancados

Durante este cuarto de siglo los precios no han subido y se mantuvieron estancados en tres euros por arroba, con lo que los productores no conseguían ni cubrir los gastos que generaba el cultivo de cítricos en las parcelas. Pero en la temporada pasada las cosas cambiaron y fueron a mejor.

«La arroba se pagó de media a cinco euros, pero en muchos casos los productores percibieron entre 5,50 y 6 euros por sus naranjas», apostilló Faro.

Pero este año las cosas han cambiado: «Hay muchos factores en contra de nuestra producción. Por un lado está la entrada en la UE de la cítricos de Sudáfrica, cuya llegada a la Unión no está bien regulada. Por otra parte, estamos sufriendo el Veto Ruso a los productos europeos».

Este veto fue establecido por Vladimir Putin a Europa como respuesta a las sanciones que se impusieron a Rusia por parte de la Unión y de otros países como Estados Unidos de América.

La posición del Kremlin afecta de lleno a fruta valenciana, ya que impide la entrada en Rusia de naranjas y kakis. «Compran estos productos a países de Oriente Medio como Turquía o Egipto que carecen de las medidas de sanidad vegetal que nos exige Europa para nuestro campos», añadió Faro.

Demanda a la baja

En cualquier caso

la demanda ha bajado tanto que la arroba de naranjas se ha pagado a poco más de un euros. «Esta cifra no cubre las necesidades del agricultor, pero los productores no tienen más remedio que aceptar lo que les den para que, al menos, se lleven la naranja del árbol», relató Faro.

Añadió que ni de lejos de se cubre un mínimo de los costes. «Para pagar todo los gastos -luz, agua, productos fitosanitarios- sería necesario ingresar más de tres euros por arroba», finalizó.

Más