«Potries trae a sus calles la mejor música clásica, ya no es necesario ir a las capitales»

Ausiàs Garrigós, director del Musicfest de Potries / ó. de la dueña
Ausiàs Garrigós, director del Musicfest de Potries / ó. de la dueña

El director del Musicfest, Ausiàs Garrigòs, aboga por llevar el cuarto arte a los espacios cotidianos para fidelizar al público y reforzar su enseñanza

Ó. DE LA DUEÑAPOTRIES.

Las calles de Potries se convierten durante tres días en un verdadero auditorio al aire libre. La localidad celebra su segundo Musicfest con la intención de acercar la música clásica a la gente de a pie. Para ello no se ha encontrado mejor fórmula que llevar «estas músicas a donde está la gente, a sus lugares habituales de ocio», como indicó el director artístico del festival, Ausiàs Garrigós.

El joven sabe de lo que habla. Este chico de Potries se codea con algunos de los profesionales de la música más relevantes del mundo, mediante trabajos puntuales o colaboraciones. Además tiene una plaza fija en la Liverpool Philharmonic, la segunda orquesta más importante de Reino Unido.

Estos datos ponen de manifiesto por qué el gobierno local ha puesto en sus manos el reto de acercar la música clásica y otras manifestaciones culturales a todos los públicos. Para Garrigós este tipo de arte no está al alcance del público de masas, como sí lo están el cine o ritmos más comerciales.

El certamen alberga conciertos entre el 15 y el 18 de agosto en el Museu, Casa de Cultura y colegio

Por ello el experto aboga por llevar «la música clásica y otras tradicionales o contemporáneas al lugar donde está la gente, a sus calles, plazas o casas de cultura, por ejemplo». En este caso, dijo «Potries trae a sus calles la mejor música, ya no es necesario desplazarse a las capitales ni a grandes auditorios».

El director de Musicfest entiende que este tipo de arte ha sido «siempre más elitista». «Se componía en monasterios o cortes, que era donde se escuchaba y se empleaba para el ocio, por eso no llegaba a todos los públicos». Para Garrigós la fórmula es que este tipo de ritmos estén en «espacios cotidianos» con el fin de que todo el mundo la conozca, «la vea en su entorno y comience a apreciarla».

Acceso a los conciertos

El clarinetista, además, apuesta por fomentar la educación relacionada con la música y que forme parte, todavía más, de los itinerarios escolares y que se facilite a los más jóvenes el acceso a conciertos y a todo tipo de audiciones. «Es muy importante poner esta música en el contexto de las personas, es decir, en su día a día», remarcó.

También aboga por que todos los municipios hagan un esfuerzo para que la música esté presente en el «mundo rural». Por este motivo dijo que el Musicfest es un ejemplo de acceso a este arte: «En sólo unos días estarán en la Casa de la Cultura, junto a la Ruta del Agua, en el patio del Colegio o el Museu Etnològic algunas de las figuras más importantes de estos tiempo».

«Eso es poner la cultura al alcance de todos», precisó. El joven añadió que para divulgar la música clásica es necesario «construir un público» y esto se logra mediante la educación haciendo de la música algo accesible.

Garrigós toca en la orquesta de Liverpool, donde tiene su plaza, pero también colabora con otras entidades. De hecho, a finales de este año está en el Palau de la Música. Además trabaja con otras entidades de diferentes partes del mundo.