Piles hará una consulta sobre el cambio de las fechas de fiestas ante el descontento vecinal

Uno de los actos de las fiestas patronales de Piles de este año, con centenares de jóvenes. / lp
Uno de los actos de las fiestas patronales de Piles de este año, con centenares de jóvenes. / lp

El gobierno organiza un referendo para conocer si los residentes quieren los festejos de Sant Felip en mayo o en junio, como piden los más jóvenes

Ó. DE LA DUEÑAPILES.

Los vecinos de la localidad de Piles están llamados a las urnas esta misma semana. Pero pese a la convocatoria, los residentes de esta población no tienen que escoger entre partidos o políticos, sino que tienen que pronunciarse sobre la fecha en que deben celebrarse las fietas patronales, los festejos dedicados a Sant Felip.

El Ayuntamiento de Piles ha organizado una consulta para zanjar un tema que ha suscitado cierta polémica en la población: el cambio de fechas de las fiestas, unos días en los que participa buena parte de la población, tanto asistiendo a actos festivos como a otros religiosos. Los festejos han venido celebrándose de forma tradicional en la última semana del mes de mayo, pero este 2019 han pasado a mediados del mes de junio.

El motivo de este cambio es que el colectivo de festeros jóvenes pidió al gobierno local el traslado de los festejos, ya que les coincidían de pleno con las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). Esta solicitud se realizó el pasado año y el gobierno local, en la pasada legislatura, dio el visto bueno a la reivindicación de los más jóvenes, ya que son ellos quienes organizan algunos actos de las celebraciones.

Años de reclamaciones

Esta reclamación no es nueva, como reconoció el alcalde de Piles, David Morant. «Desde hace muchos años los más jóvenes pedían un cambio. De hecho su participación ha ido bajando de forma progresiva». En 2017 participaron siete festeros, y en 2018 sólo cinco, entre chicos y chicas, precisó el edil.

Sin embargo, en las fiestas de este año la cifra ha crecido a 20, es decir, los más jóvenes han respondido al cambio y han participado de forma masiva en los actos al dejar atrás los días del PAU y poder afrontar la organización del día de los quintos con mucho más tiempo y sin la presión de unos exámenes a la vista.

El cambio de fechas no ha gustado a algunos vecinos, que quieren que las fiestas sigan siendo en mayo para que no se solapen con vacaciones de verano de algunos residentes. Otra de las razones que se esgrimen para mantener las fiestas en las fechas de siempre es que son las primeras celebraciones patronales de los pueblos de la Safor.

Todo esto ha llevado al gobierno local ha convocar un referendo para que cada uno de los residentes exprese su opinión sobre si está a favor del cambio de fecha o no. Morant reconoció que la medida no ha parecido acertada a algunos sectores y que le han hecho llegar su descontento.

Por este motivo, los vecinos nacidos antes del 1 de enero de 2004 podrán dar su opinión. Los días escogidos para el referendo son el 18, 19 y 20 de julio, es decir jueves, viernes y sábado de esta misma semana. Desde el consistorio esperan que los vecinos participen y den su opinión. Se ha fijado un mínimo de 200 personas para dar por válido el resultado. Los vecinos pueden escoger entre celebrar las fiestas en mayo, como siempre, o en las semanas centrales de junio, entre el 13 y el 20

Más