Palmera estrenará un nuevo colegio en 2021 tras más de una década de reivindicaciones

Vista exterior del actual colegio de Palmera donde se instalaron barracones para ampliar las dependencias. / lp
Vista exterior del actual colegio de Palmera donde se instalaron barracones para ampliar las dependencias. / lp

El Consistorio ya ha cedido un solar de 5.600 metros cuadrados a la conselleria para iniciar las obras de un centro que costará 3,8 millones

IÑAKI LÓPEZPALMERA.

Los niños de Palmera dispondrán de un nuevo colegio a partir del año 2021 en el que contarán con todas las condiciones completas de educación. Está previsto que el plazo de ejecución de las obras del nuevo centro escolar sea de 12 meses y la inversión ascienda a 3, 8 millones de euros, según los documentos oficiales de licitación de la obra.

Según informó a LAS PROVINCIAS el alcalde Àlvar Català desde el Ayuntamiento llevaban reclamando a la Conselleria de Educación durante más de una década la solución a los continuos problemas que presentaba el centro actual. La principal dificultad era tener que albergar a más de 120 niños en un colegio acondicionado y estructurado para tan solo 80.

Como medida de solución inmediata se vieron obligados a subdividir algunas aulas y reducirlas al mínimo espacio para poder acoger a todos los niños, llegando a encontrar clases de menos de 15 metros cuadrados. Pero la problemática no acababa ahí. Además de que el colegio se había quedado pequeño ante la cantidad de niños, se instalaron aulas prefabricadas en el patio de recreo.

El actual centro escolar carece de espacio para atender las necesidades de más de 100 alumnos

Esta medida necesaria para que pudieran estudiar, provocó que el espacio en el que los pequeños jugaban en el tiempo libre dejara de existir. Para que pudieran jugar y divertirse en los descansos, se trasladó el patio al polideportivo municipal y cada día los profesores acompañan a sus alumnos hasta el recinto deportivo viéndose obligados a salir del colegio.

Los problemas de espacios continuaron a lo largo de los años y provocaron la salida de las clases de música y del comedor fuera del recinto escolar.

El primer edil detalló que el consistorio «envió en 2008 a la Conselleria el primer escrito alertando de los problemas del centro». Después de 11 años, es ahora cuando la administración autonómica ha licitado la ejecución y construcción del nuevo colegio.

Adjudicación de la obra

El siguiente paso en el proceso es la elección por parte de la autoridad competente en materia escolar, la Conselleria, de una de las 15 empresas que se han postulado para llevar a cabo los trabajos de construcción del centro educativo.

Català expresó su «confianza en que las obras comiencen a finales de este año, ya que el solar en el que se ubicará el nuevo colegio está preparado y urbanizado». Estos trabajos son competencia del Ayuntamiento de la localidad y ya lo han dejado listo. El primer edil aseguró que los 5.600 metros cuadrados de solar «ya están cedidos a la Conselleria de Educación para que inicie el proceso de construcción una vez se hayan asignado a una empresa determinada».

Cuando el nuevo colegio esté finalizado, alrededor de 110 niños en edad escolar dispondrán de todas las condiciones necesarias que debe reunir un centro educativo. Será completo y tendrá tres aulas de Infantil, otras tres de Primaria y la novedad de dos clases específicas para los pequeños de tan solo dos años.

Al contrario que en el colegio antiguo, sí contarán con un patio dentro del recinto en el que poder jugar, un comedor adaptado con capacidad para todos ellos y la reincorporación de las aulas de música y de informática en el centro. De ese modo se pondrá fin a tener que salir del colegio para poder desarrollar las actividades más básicas que requiere un centro. El nuevo se adaptará a las necesidades que tiene la localidad, siendo la garantía de la educación del total de niños en edad escolar una exigencia básica para el consistorio.

Además, el alcalde explicó que el colegio antiguo «se destinará a darle un uso municipal en el que desarrollar cualquier otra actividad que no sea la educativa». Català se mostró «satisfecho y con ganas de que el nuevo centro escolar sea una realidad para el municipio de Palmera por la necesidad y por los 11 años que llevamos reclamándolo por el bien de la educación de los pequeños».

Se va a acercando el final a un largo proceso que permitirá dotar de una educación completa a los niños de esta localidad de la Safor, que al incrementar la cifra de escolares con el paso de los años vio cómo el anterior centro educativo se iba quedando pequeño y sin capacidad para adaptarse a las nuevas necesidades.