Palma reparte garrafas gratis a los vecinos por el elevado nivel de nitratos en el agua del grifo

Un operario traslada los paquetes a la cochera municipal, que es donde se almacenan  las garrafas de agua. / lp
Un operario traslada los paquetes a la cochera municipal, que es donde se almacenan las garrafas de agua. / lp

La distribución de botellas continuará hasta principios de octubre mientras se construye el nuevo depósito que abastecerá a la población

ROCÍO ESCRIHUELAPALMA.

El Ayuntamiento de Palma de Gandia está repartiendo garrafas de agua entre sus vecinos tras prohibir el consumo del grifo desde el pasado viernes al detectarse un elevado nivel de nitratos. Es la solución que ha elegido el Consistorio tras estudiar diversas posibilidades para ayudar a los vecinos a cubrir sus necesidades ya que no se puede utilizar ni para beber ni para cocinar. Una actuación que se prolongará durante varias semanas hasta que el agua sea potable.

El edil de Sanidad, Adolf Minyana, explicó a LAS PROVINCIAS, que la intención del ejecutivo es «ayudar a los vecinos porque nuestra preocupación es que puedan beber y cocinar». El martes por la mañana comenzó el reparto de las garrafas que los operarios están almacenando en la cochera del Consistorio, quien ha establecido un límite por día en el reparto de las existencias según las personas que habitan en el domicilio.

También han establecido un horario de recogida con turnos de 10 a 14 horas por la mañana y de 18 a 20 por la tarde. Minyana también apuntó que en este reparto se han dado facilidades a las personas mayores que no pueden acudir a por las botellas o que no pueden cargarlas. Para ello, tras la solicitud de los vecinos, son los operarios los encargados de transportarlas hasta las viviendas. Además, aquellos vecinos que también lo deseen pueden recoger la cantidad que les toca en una sola vez, llevándose como máximo el dispendio de una semana.

El Ayuntamiento ha establecido un horario para la recogida y un límite por casa según los residentes

El edil de Sanidad explicó que la prohibición de consumir agua del grifo llegó por orden del centro de salud, quien le comunicó al Ayuntamiento que existía un nivel de nitratos superior al permitido para ser apta para el consumo y fue entonces cuando se activaron las alertas y se trasladó la decisión sobre la prohibición a los vecinos.

Vías de suministro

Según Minyana, el origen del problema está en una de las vías de suministro del agua. El edil explicó que la población de Palma se abastece de manera simultánea de dos puntos, el pozo de Sant Miquel y el manantial de La Murtera, repartiendo este último al 50% el agua entre esta localidad y Ador. Ambos caudales se mezclan en el depósito y baja el nivel de nitratos, pero en estos momentos el consumo de agua del manantial no se puede combinar y sólo llega el agua desde Sant Miquel que es donde se han detectado los parámetros más elevados de lo habitual.

El depósito es el que se encarga de mezclar ambos líquidos, pero actualmente este no está en funcionamiento y se está construyendo uno nuevo, así que al no realizar la combinación de agua, a los grifos de los vecinos sólo llega el caudal procedente de Sant Miquel, que es el que contiene los nitratos elevados. Minyana manifestó que «desde hace muchos años el pozo de Sant Miquel presenta estos elevados nitratos».

Ante esta situación de problemas en el suministro se está realizando la obra de un nuevo depósito para poder erradicar el problema, pero mientras este no esté totalmente ejecutado los vecinos no volverán a tener agua potable en sus casas.

El responsable de Sanidad apuntó que desde la empresa que gestiona el agua en el municipio les han comunicado que está previsto que en la primera semana del mes de octubre estará disponible la nueva infraestructura, pero Minyana apuntó que «esperamos que esté antes de esa fecha».

No obstante, el concejal ha señalado que se están «buscando alternativas» pero confían en que «esta situación no vuelva a suceder». De momento, el manantial tiene agua, pero si en el futuro se quedara seco volverían a tener problemas en el suministro. La lluvia de esta semana ayudará a que esto no suceda.