Palma reordena la escultura del acceso al incumplir normativas de seguridad

Escultura que Palma tendrá que recolocar para cumplir con la normativa. / lp
Escultura que Palma tendrá que recolocar para cumplir con la normativa. / lp

La Diputación obliga al gobierno de Compromís y PSPV a recolocar la obra de Antonio Rico que costó 15.000 euros y da la bienvenida al pueblo

Ó. DE LA DUEÑA PALMA.

El área de Carreteras de la Diputación de Valencia ha obligado al gobierno de Palma de Gandia (PSPV y Compromís) a reubicar una de las piezas que ha colocado en la entrada al municipio, desde la CV-60, y que forman parte de un conjunto escultórico creado por el artista valenciano Ricardo Rico.

La entidad provincial entiende que parte de la obra invade la zona de seguridad que se ha de dejar libre en las glorietas. Desde la Diputación de Valencia indicaron que se tenía constancia de que Palma quería actuar en la rotonda, propiedad de Carreteras, pero hasta el organismo no llegó la solicitud por parte del Ayuntamiento.

La alcaldesa de Palma, Mari Trini Miñana, indicó que a principios de verano ya se remitió por correo electrónico la petición y toda la información referente a la instalación de la obra. El conjunto escultórico consta de cinco piedras talladas, que forman el nombre de Palma, y de un hierro posterior, que recrea las montañas del término, con el castillo de Palma coronando el conjunto artístico.

Desde Carreteras indicaron que ya se había hablado con la primer edil sobre esta escultura. «Se conocía la intención del gobierno local y llegó el correo electrónico, pero se desconoce si hubo solicitud formal», precisaron desde la Diputación de Valencia.

Instrucciones de Carreteras

Miñana dijo que siguió todas las instrucciones de Carreteras y que tras el primer email, remitió la solicitud por escrito. Por ello, procedió a colocar la obra a mediados de verano, ya que el autor la tenía acabada. Pero, por algún motivo, algunos departamentos dentro del área de Carreteras no vieron o no les llegó la petición.

Ante esto, a principios de septiembre, un técnico de mantenimiento pasó por la vía de acceso a Palma y al ver las esculturas dio parte a sus superiores mediante un «boletín interno», precisaron fuentes de la Diputación.

Por ello, desde el organismo provincial notificaron al consistorio la necesidad de «mover la letra 'p' de la escultura» ya que invade una zona de seguridad. La misiva que llegó al consistorio no era una sanción, sino las indicaciones que se debían seguir para cumplir la normativa.

Eso sí, precisaba que si la administración local hacía oídos sordos a las peticiones de Carreteras, «podría abrirse un expediente» e incluso haber sanciones. Desde la Diputación insistieron en que no se ha llegado a esa fase y que, ni siquiera se abrirá expediente: «Tras la notificación se está negociando la recolocación de la piedra mal ubicada y el consistorio está colaborando en todo».

Trabajando con el autor

El ejecutivo estudia junto al autor de la obra y los funcionarios del Ayuntamiento y la Diputación dotar la rotonda de elementos para garantizar la seguridad en el tráfico y en la rotonda.

Miñana precisó que el proyecto para embellecer la glorieta viene de lejos: «Los presupuestos de este año contaban con una partida de 15.000 euros para esta obra, que no se han gastado todos. Aún quedan mil, que servirán para rematar la actuación y cumplir la normativa».

Miñana dijo que las administraciones están en contacto permanente, pero que en ocasiones «falla algo» y se una «solicitud se puede escapar».

De hecho, recordó que hace sólo unas meses la Diputación también obligó al gobierno local a retirar una valla que se había colocado en el cruce de las calles Luís Vives y Constitución, esta última propiedad provincial. En aquel momento, Carreteras alertó de que la instalación del elemento restaba visibilidad a los conductores y conminó al bipartito a retirarla.

Finalmente también se pronunció sobre la escultura el Partido Popular de Palma. La portavoz, Tere Catalá, lamentó que el gobierno de izquierdas quiera ir por delante de otras administraciones y actúe sin tener todos los permisos en su poder. En ese sentido, dijo que las piedras son «un peligro» y que pedirán al ejecutivo del PSPV y Compromís el expediente de todo el proceso para saber si realmente Palma corre el riesgo de ser sancionado.

Fotos

Vídeos