Nace un colectivo en la Vall que defiende los festivales para dinamizar la economía

Un instante del encuentro del nuevo colectivo, celebrado en la Casa de Cultura de Tavernes. / lp
Un instante del encuentro del nuevo colectivo, celebrado en la Casa de Cultura de Tavernes. / lp

La organización recibe el apoyo de todos los partidos de Tavernes y la plataforma asegura que ya cuenta con más de 500 firmas

R.T. TAVERNES.

Un grupo de vecinos de Tavernes de Valldigna ha puesto en marcha un movimiento con el objetivo de crear una plataforma que dé apoyo a la celebración de festivales en la localidad y en su costa, generando así dinamismo social y económico.

Este movimiento surge después de que este verano se constituyera una plataforma contra la contaminación acústica en la Vall y pusiera su foco en los festivales que se celebran en la playa. El nuevo movimiento vecinal pretende ser un apoyo a la celebración de festivales y conciertos.

Se están recogiendo firmas para apoyar la celebración de festivales y ahora se han organizado para funcionar como una plataforma. Desde la organización afirman que llevan recogidas más de 500 firmas, pese a que hace muy poco que iniciaron la campaña para recopilar apoyos.

La tarde del martes se convocó a la ciudadanía a una reunión para iniciar el camino de la plataforma. Unas 150 personas acudieron a la sala de exposiciones de la Casa de la Cultura a interesarse por el apoyo a los festivales. En este primer encuentro se invitó a los partidos presentes en la capital de la Valldigna, así como a Aceplat, la Asociación de Comerciantes de la Playa.

Desde la plataforma profestivales indicaron: «Queremos que Tavernes no sea un pueblo dormitorio. Queremos ocio, festivales, cine, música y actividades de todo tipo y para todas las edades. Y quienes nos visiten durante los meses de verano e invierno lo puedan disfrutar con tranquilidad, sin altercados, ni quejas vecinales».

Víctor Donet, portavoz del movimiento vecinal, indicó que consideraban que la opción de pasar los festivales al polígono junto a la estación de trenes era inadecuada: «Existe el peligro del paso de trenes, no hay servicios y la gente no podrían ni hacerse un café».

Desde Aceplat, su presidente Santiago Escrivà, indicó que los festivales aportan un atractivo a la playa y suponen un impacto económico. La ronda de parlamentos políticos la abrió el PSPV con Víctor Borràs. El edil socialista apuntó que si se formaba una plataforma a favor de los festivales era porque se había creado otra en contra. El edil socialista recordó que el Festivern se inició ostentando el PSPV la delegación de Fiestas.

Eva Palomares, del PP, manifestó su apoyo a los festivales, pero pidió más transparencia por parte del gobierno de Compromís. El PP desea festivales sin enfrentamientos y que sean más rentables para el municipio. Pide la implicación de residentes, hosteleros y comerciantes en el diseño de eventos.

Carlos Gimeno, como portavoz de Ciutadans Tavernes, afirmó que están a favor de los festivales, pero que se deben mejorar y anticiparse a los posibles problemas que puedan surgir. Pidió a la nueva plataforma que fuera colaborativa, pero también reivindicativa y no permitiera que ningún partido político la usara y se valiera de sus esfuerzos.

El alcalde, Jordi Juan, cerró los parlamentos representando a Compromís. Juan declaró que lo complicado de los festivales, que es la puesta en marcha, ya estaba hecho y que ahora se debía seguir mejorándolos. El nacionalista indicó que el consistorio tiene abogados que defenderán la opción de los festivales si desde la plataforma contra la contaminación acústica platean alguna acción judicial.