La ministra Montero promete a Diana Morant revisar la ley que impide bajar los impuestos

Ó.D.

gandia. La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, mantuvo ayer una reunión con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la sede ministerial de Madrid. El encuentro se produjo en la sala de Carlos III del edificio de la calle Alcalá, tras la celebración del Consejo de Ministros.

Montero atendió la petición de Morant y se comprometió a estudiar la modificación de la Ley de Estabilidad Financiera de las administraciones para flexibilizar las condiciones de obligado cumplimiento por parte de los ayuntamientos en caso de estar acogido a un plan de ajuste, como son las cargas impositivas.

«Con ello, Morant sigue persiguiendo la bajada del IBI en Gandia, tras la mejora de la situación económica de esta legislatura y que ahora es imposible debido a los términos en que la ley está redactada desde 2012 por el ministro Cristóbal Montoro, del gobierno de Mariano Rajoy», precisaron en un comunicado desde el gobierno.

La alcaldesa explicó a Montero el caso de Gandia, así como las particularidades económicas que se han podido superar durante esta legislatura hasta poder alcanzar los objetivos de reducir la deuda municipal en un 20% en cuatro años o pasar de un Periodo Medio de Pago a proveedores cercano a 400 días hasta cumplir los ratios marcadas por ley, situando el abono de las facturas en torno a los 20 días.

La alcaldesa expuso, al igual que realizara el pasado martes ante el secretario general de Financiación Autonómica y Local del Ministerio de Hacienda, Diego Martínez, que los «ciudadanos no deben ser castigados por la mala gestión del gobierno anterior», circunstancia que compartió Montero.

Hacía más de una década que un alcalde de Gandia no mantenía una reunión en un ministerio. Morant dijo salir satisfecha ante la complicidad y sintonía mostrada por la ministra «muy sensible a los problemas de los ayuntamientos y sobre cargas fiscales».