Las máquinas trituran 30.000 toneladas de escombros en el viejo hospital de Gandia

Vista de los escombros desde el paseo de las Germanías y de los muros que siguen en pie para evitar ruido a los vecinos. / kike_dcs
Vista de los escombros desde el paseo de las Germanías y de los muros que siguen en pie para evitar ruido a los vecinos. / kike_dcs

Los trabajos concluyen este mes y abren la puerta al inicio de las obras del nuevo centro de salud, previstas para finales de este año

Ó. DE LA DUEÑAGANDIA.

El proceso de trituración de los escombros resultantes de las obras de demolición del antiguo hospital de Gandia concluye a finales de este mes. En poco más de 20 días, la empresa encargada de los trabajos de derrumbe habrá reducido a arena más de 30.000 toneladas de los materiales que durante décadas han conformado la estructura del que fue el hospital comarcal. Esto dará paso a la construcción del nuevo Espacio de Salud Integral.

En estos momentos, la concesionaria de los trabajos ejecuta el procesado de estos materiales y para ello montó hace unas semanas una planta de triturado de escombros dentro del solar. El objetivo ha sido evitar que hasta 12.000 camiones entraran o salieran al recinto de obras con el fin de sacar los materiales de Gandia y llevarlos a una planta de tratamiento.

Estaba previsto hacerlo en Barx, por lo que esta acción también ha servido para reducir la contaminación que hubiera provocado tal número camiones por la comarca. El motivo es que estos restos debían volver al solar para tapar parte de los sótanos del viejo hospital, que ahora quedarán inutilizados, y crear una zona firme para poder habilitar una amplia explanada junto al paseo Germanías.

El edificio tendrá un coste de 14 millones y contará con una casa del paciente y el centro de Salud Pública

La mitad aproximada de los viejos subterráneos se destinará a aparcamiento y, como dijo ayer la edil de Sanidad de Gandia, Liduvina Gil, habrá «unas 150 plazas», que usarán los miembros del personal del recinto una vez que abra sus puertas. Precisamente sobre los plazos de obra también habló la concejala socialista de Gandia.

Gil remarcó que se están cumpliendo todos los plazos previstos y que el Consell ya dispone de la licencia de obra para iniciar la construcción del nuevo complejo de salud, donde habrá un consultorio médico, un centro de especialidades, Salud Pública y la Casa del Paciente.

Pero para ello, se tiene que acabar el proceso de trituración: «A finales de este mes se acaba de moler todo el material y se tirarán los dos últimos muros que se han respetado en la calle Benicanena para minimizar el impacto de los trabajos en las viviendas cercanas al solar».

Parcela preparada

La concejal del PSPV de Gandia añadió que la Conselleria de Sanidad lo tiene todo listo para actuar nada más acabe el proceso de adecuación de la parcela: «La adjudicación de los trabajos se hará durante el mes de septiembre y, por tanto, se espera que la construcción del nuevo Centro de Salud Integral arranque a finales de este año o principios del próximo».

Gil reconoció que este tipo de actuaciones suelen atraer a muchas empresas: «Ha habido obras similares en la Comunitat Valenciana que han suscitado el interés de hasta 25 empresas, por lo que intuimos que presentarán ofertas cerca de 30 constructoras». La edil incidió en que esto es positivo, ya que muestra el interés de las empresas en la obra civil.

La actuación tendrá un coste de 14 millones de euros, que sufragará el Consell. Gil indicó que cuando hay tanto dinero en juego es posible que alguna de las mercantiles que se queden fuera presenten alguna alegación: «Eso retrasaría los plazos quizá algún mes, pero contando con este imprevisto las obras comenzarán en los meses de enero o febrero como muy tarde». El plazo de construcción es de 30 meses, por lo que el nuevo espacio estará acabado a mediados o finales de 2022.

La empresa encargada de los trabajos de demolición del viejo hospital Francesc de Borja de Gandia tiene la responsabilidad de reciclar aquellos materiales que puedan ser contaminantes y de reutilizar todo aquello que sea posible. De hecho comenzó los trabajos con la retirada del amianto que aún había en el viejo centro y durante los trabajos ha retirado miles de vigas de hierro y otros elementos de este material que se emplearon en la construcción de este edificio a principios de los años 70. Todo este hierro ha viajado a Barcelona donde en plantas se ha fundido con la intención de poder crear otros elementos, indicó la edil de Sanidad de Gandia, Liduvina Gil.