Una leyenda que da nombre popular a la fortificación

El nombre de Castell de la Reina Mora, como popularmente se conoce en la Valldigna al Castell de Marinyén o Castillo de Benifairó, es fruto de una leyenda que desde hace muchos años va de boca en boca de los vecinos del lugar. Según relata esa fábula, la reina musulmana que habitaba en la fortificación se tiró al precipicio desde el castillo ante el inminente asalto de los cristianos ya que no quería morir a manos de los enemigos. Se lanzó por la ventana con su hijo pequeño en brazos y falleció, pero el pequeño sobrevivió a la tragedia. Todavía hoy ese mirador se mantiene en pie en uno de los laterales del castillo y son muchas las personas que recuerdan este episodio cuando visitan la fortificación.