«Las lesiones de algunas afectadas han disminuido durante las vacaciones»

ROCÍO ESCRIHUELA OLIVA.

Nadie pone en duda que las alteraciones en la piel que presentan las personas afectadas se debe a una lipoatrofia semicircular, y así también lo demuestran informes médicos, pero según el sindicato denunciante, las reacciones cutáneas que sufren las personas que trabajan en l'Almàssera desaparecen cuando dejan de acudir a este recinto.

Fuentes de FeSP-UGT han explicado que son muchos los casos evidentes que se han dado entre los trabajadores. Una portavoz del sindicato aseguró que a varios trabajadores afectados les han desaparecido o menguado los surcos en la piel. «Las lesiones de algunas afectadas han disminuido durante las vacaciones y otras que han estado de baja, cuando regresaron, ya no tenían nada», explican.

A pesar de la extrañeza de esta patología, que todavía es desconocida para muchos, en ningún momento se ha diagnosticado ninguna baja médica por estos síntomas, tal y como apuntó la edil Rosana Miñana.

El Gobierno insta al ejecutivo a instalar un humidificador industrial para rebajar la humedad

Desde el sindicato indicaron varios casos y destacaron que estas alteraciones no son sólo «una cuestión de estética», aunque sí que reconocieron que la mayoría de mujeres afectadas no suelen utilizar falda o pantalones ajustados porque las marcas son visibles. «Se produce una disminución de grasa y se quedan las piernas a rayas con surcos, surgen sobre todo en los muslos porque es donde más grasa hay», detalla una portavoz de FeSP-UGT.

Desde la parte denunciante también indicaron que entre los trabajadores del inmueble afectado sobrevuela el temor ante el riesgo de sufrir este problema. «Hay personas que están mal psicológicamente y creen que cualquier cosa que les pasa es culpa de esto», apuntaron. Además, señalaron que en estos años, dos personas han sido operadas de tiroides y ya hay quien piensa que esta patología también puede venir derivada del mal del 'edificio enfermo'.

Empleadas municipales manifestaron que los síntomas no afectan a todas las personas igual, pero que además de las alteraciones en la piel, también provoca cansancio. Desde la sección sindical esperan que esta medida «sea una puerta a la esperanza porque a algunos nos ha afectado esta situación».

Por su parte, la edil explicó que todas las afectadas han pasado reconocimientos médicos, pero que «algunas llevan muchos años trabajando ahí y en sólo seis meses no se puede saber si las medidas que se han tomado en el edificio han tenido efectos positivos en las personas afectadas».