Dos jóvenes sacerdotes brasileños recién ordenados cuidarán de la imagen del 'Beatet'

Procesión en honor el beato Andrés Hibernón por las calles del centro de Gandia en abril del año pasado. / natxo francés
Procesión en honor el beato Andrés Hibernón por las calles del centro de Gandia en abril del año pasado. / natxo francés

Los curas estudiantes de Derecho Canónico y Pastoral Familiar toman el relevo de la orden de religiosas que ha dejado la iglesia tras 140 años

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

Sólo han pasado cinco días desde que Gandia despidiera a Sor Ángeles, Sor Rosa y Sor Mercedes, las religiosas que se han encargado del cuidado de la iglesia de Sant Roc, y ya ha llegado el relevo. Dos jóvenes sacerdotes brasileños se encargarán de mantener el culto y cuidar la imagen del beato Andrés Hibernón oficialmente a partir del domingo.

Los sacerdotes ya se encuentran en Gandia y «se están acomodando y conociendo la casa», como confirmó a LAS PROVINCIAS el vicario episcopal Don Paco Revert. El párroco indicó que la llegada de los sacerdotes de la orden religiosa del Instituto Misionero Siervo del Señor servirá para continuar «atendiendo como se venía haciendo hasta ahora la iglesia del Beato y estarán coordinados por el abad Ángel Saneugenio».

El vicario episcopal quiso poner en valor la labor realizada por las religiosas de la Orden Franciscanas de la Inmaculada, tras 140 años, que han mantenido «todo impecable y ordenado hasta el último momento» a pesar de su avanzada edad.

Revert, que en la eucaristía del pasado domingo donde se despidió a las religiosas, animó a los fieles a rezar para que haya vocaciones y pueda tener continuidad, ha visto como en escasos días ya hay sustitutos de las monjas. Como explicó el párroco, se trata de dos jóvenes recién ordenados, uno de ellos hace escasamente cuatro meses, y el otro siete.

Hace poco tiempo que llegaron a Valencia, donde están estudiando. Uno de los sacerdotes cursa Derecho Canónico, mientras que su compañero se ha decantado por Pastoral Familiar y Matrimonial. Dos sacerdotes de 28 y 32 años que «aportarán juventud» a la parroquia de Sant Roc y se encargarán de cuidar la imagen del 'Beatet', una de las figuras religiosas que más seguidores tiene en la comarca.

Poco a poco están conociendo la ciudad y el templo del que se encargarán, y estos días ya han entablado conversación con el presidente de la Asociación Beato Andrés Hibernón de Gandia, Jesús Montolío, quien destacó que ambos sacerdotes llegan «con muchas ganas de trabajar y acercarse a la gente».

Rápido relevo

Quien también ha entablado contacto con ellos, es el edil responsable de la Semana Santa, Ciro Palmer, ya que el templo es propiedad del Ayuntamiento de Gandia y forma parte de lo que fue el antiguo convento de Sant Roc.

Palmer destacó que la labor del Consistorio ya está hecha, ya que ha velado para que hubiera continuidad en el templo, y ahora será el Arzobispado el que decida la labor que allí se desarrollará. «Había preocupación en Gandia y entre los fieles porque pudiera cerrarse la capilla del Beato, pero eso era impensable y desde el Ayuntamiento hemos hecho el trabajo para poder mantener el culto y que la devoción al 'Beatet' continúe», manifestó el concejal.

Palmer subrayó que el Consistorio ha puesto todas las facilidades para que el relevo se hiciera en el menor tiempo posible, y así ha sido, ya que en escasos días, han llegado los dos sacerdotes brasileños que a partir de ahora se encargarán de la iglesia y del convento. Palmer agradeció la labor de las religiosas de la Orden Franciscanas de la Inmaculada que se han tenido que marchar por «imperativo superior porque no hay vocaciones, y eso es un grave problema».

Para el edil es «positivo» la llegada de estos jóvenes sacerdotes que darán un «nuevo impulso porque se trata de gente joven que tiene ideas y fuerzas para acometer proyectos». «Puede ser un revulsivo para la iglesia del Beato», apuntó. Con esta sustitución, el Arzobispado y Gandia aseguran que el culto al Beato se mantenga.

Más

 

Fotos

Vídeos