Jordi Juan se va y deja la vara de mando en manos de su compañero de pupitre

Jordi Juan se despide del secretario del Ayuntamiento tras concluir el pleno entre los aplausos de los ediles de Compromís. / lp
Jordi Juan se despide del secretario del Ayuntamiento tras concluir el pleno entre los aplausos de los ediles de Compromís. / lp

El alcalde de Tavernes cede el puesto a Sergi González, que estudió con él en el instituto y le animó a entrar en la lista de Compromís

ROCÍO ESCRIHUELATAVERNES.

Jordi Juan ha dicho adiós a la alcaldía de Tavernes tras ocho años al frente del Consistorio y cuatro anteriores como edil en la oposición. Se marcha dejando paso a Sergi González, quien fue su compañero de pupitre en el instituto, como él mismo desveló durante sus palabras de despedida.

Juan fue quien animó a González a formar parte del equipo de Compromís, quien le ha hecho debutar en política, a quien le convirtió en hombre fuerte asignándole las principales competencias municipales y a quien ha confiado el grupo municipal la vara de mando del Consistorio.

Un hecho que será realidad mañana a las 20 horas en la sesión de investidura, y que si no sucede nada extraño, la votación le dará la alcaldía a este ingeniero de Telecomunicaciones de 36 años que ha decidido afrontar el reto tras la marcha de Juan, a quien el Consell ha nombrado secretario autonómico de Innovación y Trasformación Digital.

En su discurso Juan agradeció a todas las personas que le han acompañado en este proyecto durante los últimos 12 años y que las pasadas elecciones le permitieron revalidar el cargo. El ya exalcalde hizo hincapié en la importancia de la política local porque «es la mejor», pero también «la más dura», añadió, aunque no dudó en reconocer que es «la más agradecida porque las políticas que aplicas afectan directamente a la vida de las personas».

El edil de Compromís puso en valor el papel de los Ayuntamientos en el sistema de servicios públicos y el trabajo «fundamental de los funcionarios en la democracia». «La política para la gente se hace desde los Ayuntamientos», afirmó.

Equipo con ganas

Juan apuntó que se marcha dejando un Consistorio y una ciudad mejor que cuando comenzó su andadura y lo hace «tranquilo pero con la alegría de que quedan muchos proyectos en marcha». «Nadie es imprescindible, y yo tampoco. Me voy tranquilo y contento porque dejo un equipo muy bueno con gente con ganas de trabajar», afirmó.

El nuevo secretario autonómico destacó que con «esta experiencia he aprendido de la gente que me ha acompañado en los diferentes gobiernos, pero también de la oposición». Reconoció que en 2011 cuando se presentó por primera vez como candidato «estaba convencido que yo no iba a ser alcalde. La probabilidad era de 0,05», pero su viaje en la política local comenzó con un pacto con el PSPV y EU, para revalidar años después la alcaldía con mayoría absoluta.

Durante la sesión, los portavoces de los grupos municipales, excepto l'Esquerra de Tavernes, que no estuve presente por motivos personales, tomaron la palabra para desearle suerte en esta etapa y la representante de su partido, Anna Bellver, elogió el trabajo de Juan al frente del Consistorio. El pleno también sirvió para que la edil socialista Lara Romero tomara posesión del cargo tras estar ausente el 15 de junio.