Un incendio calcina dos hanegadas en un campo abandonado en Tavernes

Extinción del incendio cerca de la Torre de Guaita. / c. Gimeno
Extinción del incendio cerca de la Torre de Guaita. / c. Gimeno

El fuego desató la alarma entre los vecinos del Camí Marenys que tuvieron que sofocar las llamas con mangueras para evitar que se propagara

C. GIMENO T AVERNES.

Un incendio en un campo de naranjos abandonado hizo saltar las alarmas en la costa de Tavernes de la Valldigna. Eran sobre las 14 horas cuando unos vecinos del Camí Marenys alertaron de la presencia de fuego en un huerto sin producción junto al paraje de la Torre de Guaita. Efectivos de bomberos, Policía Local y Guardia Civil acudieron de inmediato al lugar para sofocar las llamas y controlar el fuego pasadas las 14.45 horas.

La colaboración vecinal fue crucial para evitar que el fuego se propagara, ya que soplaba un fuerte viento. Los vecinos pudieron con sus mangueras frenar los primeros conatos hasta que los bomberos se ocuparon de la situación. El tráfico en el Camí Marenys se cerró por unos momentos mientras se realizaban las tareas de extinción. Según un testigo, el fuego se originó junto al camino rural, lo que hace indicar que podría haber sido intencionado y su origen podría ser un cigarro lanzado desde alguno de los coches que circulan por esta vía.

Es la segunda vez que ese mismo huerto sin producción es protagonista de un incendio. «Tenemos miedo a que sucedan más incendios como este porque hay muchos campos abandonados, con mucha hierba seca y es un peligro si se prende fuego», comentó una de las vecinas del Camí Marenys. El edil de Agricultura, Javier Escrihuela, estuvo presente durante las tareas de extinción y señaló a LAS PROVINCIAS que «el fuego habría afectado a unas dos hanegadas de terreno». Las llamas se pudieron controlar sin que afectaran a ningún chalet de la zona ni al paraje cercano de la Torre de Guaita.

Precisamente, en el último pleno, la oposición preguntó por las medidas que desde el consistorio se toman para evitar que los campos abandonados queden descuidados pudiendo ser un auténtico polvorín en caso de incendio. Desde el ejecutivo señalaron que se mandan cartas a los propietarios recordándoles la obligación de mantener en óptimas condiciones sus campos.