Los hoteles que aumenten la edificabilidad tendrán que ceder una zona verde a Gandia

Parcelas del residencial Montesol, en el distrito de Marxuquera, donde se podrán ubicar establecimientos hoteleros. / r. escrihuela
Parcelas del residencial Montesol, en el distrito de Marxuquera, donde se podrán ubicar establecimientos hoteleros. / r. escrihuela

La norma que permite disponer de un 30% más de superficie obliga a las empresas a aportar una parcela para que crezca el patrimonio natural

Ó. DE LA DUEÑA

Los hoteles de nueva construcción que se edifiquen en Gandia podrán beneficiarse de la nueva normativa que ha impulsado el gobierno local (PSPV y Més Gandia). Esta iniciativa permite aumentar la edificabilidad «alrededor de un 30%» con el fin de que los establecimientos puedan contar con más espacio para servicios y ser así más competitivos.

Pero las empresas que se acojan a esta medida tendrán que cumplir con una contraprestación: comprar un zona verde en el término municipal y donarla al Ayuntamiento de Gandia. Así lo explicaron ayer la alcaldesa de Gandia, Diana Morant; el edil de Gestión Responsable del Territorio, Xavi Ròdenas, y el coordinador de Urbanismo, Vicent Mascarell.

Los tres dirigentes locales recordaron que la permisividad con los establecimientos hoteleros para que puedan levantar más alturas arrancó hace 13 años pero sólo en la playa, en uno de los gobierno de José Manuel Orengo. «Se percibió la necesidad de que los hoteles tuvieran más espacio para habilitar nuevas salas, relacionadas con las nuevas tecnologías o servicios de atención a los turistas, por ejemplo», dijo Morant.

Polígonos y montaña

Esta iniciativa se viene aplicando desde entonces en la playa de Gandia pero ahora se quiere extender a todo el término municipal, tanto casco urbano como polígonos o Marxuquera, relataron ayer los miembros del gobierno, y como ya adelantó este periódico la pasada semana. La intención es modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) cuanto antes para incluir estos cambios y para ello es necesario el permiso del Consell.

Para modernizar el documento es necesario el visto bueno del Consell, por lo que las previsiones de cambios se remitirán al Gobierno autonómico para que dé el visto bueno. El cambio incluirá, por tanto, una obligación para los promotores. Aquellos que deseen levantar un hotel en cualquier zona urbana de la ciudad y quieran disponer de más edificabilidad tendrán que aportar una zona verde a Gandia.

La idea es que con esta medida vaya creciendo el patrimonio natural de la ciudad. La empresa que presente el proyecto de hotel tendrá que adjuntar también la propuesta de qué espacio natural comprará para ceder a Gandia. «Puede ser un huerto cerca del marjal o de algún ullal en concreto o quizá una parcela cercana a l'Anella Verda», determinó el concejal Ròdenas.

El promotor del hotel sólo deberá ceder el espacio y el Ayuntamiento será el encargado de buscarle un fin al terreno: «Si es una parcela de cultivos de cítricos puede seguir produciendo», dijo Ròdenas.

Indicaciones de los técnicos

Los técnicos municipales podrán indicar a las empresas interesadas aquellas zonas dónde adquirir espacios en función de las necesidades medioambientales de Gandia y la proximidad de emplazamientos naturales: marjal o Anella Verda.

Morant, por su parte, aseveró que este tipo de acciones redundan en beneficio de toda la ciudad y siguen la línea marcada por el gobierno local de establecer marcos de colaboración en el ámbito público-privado con el fin de dinamizar las inversiones y el turismo.

Finalmente, Morant destacó que este mecanismo «urbanístico ha permitido el incremento de edificabilidad en los hoteles, con lo que se han podido llevar a cabo importantes ampliaciones y reformas para modernizar varios hoteles ya existentes, así como la implantación de un nuevo hotel de 4 estrellas , gestionado por el grupo Senator.

En este caso, el promotor, a cambio del incentivo de edificabilidad, construirá una nueva zona verde de 300 metros cuadrados de carácter público, aunque en su caso no estaba obligado a hacerlo.

Hablamos, por tanto, de una planificación urbanística con visión de futuro que ha dado sus frutos generando economía y facilitando la renovación de la trama urbana antigua de la playa», finalizó la primera edil de Gandia.

Más