Gandia reclama a Montero que cambie una ley para poder bajar impuestos en 2020

El nuevo pleno de Gandia tendrá que aprobar a finales de año un nuevo plan de ajuste. / lp
El nuevo pleno de Gandia tendrá que aprobar a finales de año un nuevo plan de ajuste. / lp

El gobierno inicia los trámites ante Hacienda para renovar el plan de ajuste a finales de año y aplicar bonificaciones en servicios públicos

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El Ayuntamiento de Gandia ha reclamado al Ministerio de Hacienda, que dirige María Jesús Montero, que cambie una ley para poder así bajar impuestos a partir de 2020. Esta petición se ha cursado en Madrid, ante el cambio de dinámica financiera de la capital de la Safor, como informaron ayer la alcaldesa de Gandia, Diana Morant; la edil de Políticas Económicas, Alícia Izquierdo, y el coordinador de Economía, Salvador Gregori.

Los representantes del ejecutivo en materia económica y la alcaldesa relataron cómo transcurrió la reunión que se celebró en Madrid el pasado martes. El secretario del consistorio, Morant y Gregori viajaron hasta la capital para mantener un encuentro con el secretario general de Financiación Local y Autonómica, Diego Martínez, en quien la ministra tiene delegadas las relaciones con municipios y comunidades.

Morant recordó que los encuentros con responsables de Hacienda han sido constantes durante toda la legislatura, dada la «delicada» situación económica de Gandia y las revisiones periódicas del Plan de Ajuste. Sin embargo esta cita ha sido distinta y más importante, precisó la primera edil. En el encuentro se abordaron dos ideas: la bajada de impuestos y la prolongación del plan financiero.

Izquierdo afirma que la intención de estos años ha sido rebajar deuda y pagar a proveedores

Presión fiscal

Gandia ya anunció hace unos meses su intención de acogerse a la medida de Hacienda que permite alargar el tiempo de pago de deuda en diez años, con la intención de restar presión económica y dejar más margen para las inversiones locales, pero todo cumpliendo los parámetros de gasto. Morant recordó que para poder optar a este cambio hay que cumplir varios factores.

Entre ellos pagar a los proveedores. Gandia abona las facturas entre 15 y 20 días, una cifra más que razonable para el organismo que dirige Montero. Además la ciudad ha rebajado su nivel de endeudamiento.

Pese a que está por encima del 110%, la tendencia a la baja es lo que prima ante los responsables del ministerio ubicado en la Castellana, quienes también dan por buena la acción del ejecutivo en materia de pagos bancarios: «Hemos pagado 75 millones de euros en estos años. Todo mientras cumplimos con proveedores y tras quitarnos de encima la losa de IPG».

Esto permite solicitar la adhesión de Gandia a un nuevo plan de ajuste, que en lugar de finalizar en 2032 lo hará en 2039. En septiembre se espera una respuesta afirmativa para que el nuevo pleno apruebe los cambios a finales de año.

El margen de tiempo que se abre «permitirá equilibrar ingresos y gastos», ya que se reducen los pagos anuales y queda margen para otro tipo de medidas. Morant, Izquierdo y Gregori adelantaron algunas de las medidas que podrá impulsar el nuevo gobierno con este cambio: «Se abre la puerta a rebajar el coste de servicios públicos y remunicipalizar concesiones con el fin de hacerlas más económicas para los vecinos».

Actividades públicas

En este momento la ley obliga a que cualquier actividad se financie por sí misma, pero con los cambios podrán haber «bonificaciones en la basura, en servicios como deportes o transporte público, pensando en gente con pocos recursos o en familias numerosas», apuntó Morant.

Izquierdo, por su parte, remarcó toda la legislatura se han aplicado medidas para poder llegar a este punto: «Un gobierno progresista quiere mejorar la vida de los ciudadanos, pero también pagar a proveedores. Ese ha sido nuestro fin».

Pero sin duda, lo más relevante del encuentro fue la petición de Gandia para que se estudie un cambio de la ley que impulsó el exministro Cristóbal Montoro. Este Real Decreto impide rebajas en impuestos en municipios sometidos a plan de ajuste. «Hemos pedido que se estudie. Los números permiten una rebaja en varias tasas, pero el Estado tiene que modificar la normativa. Esperamos que sea efectiva pronto y Gandia pueda beneficiarse».

Desde el PP, Víctor Soler indicó que estos planteamientos «no son creíbles». «Morant ha pasado cuatro años haciendo sufrir a los gandienses con el incremento de los impuestos, recortando servicios públicos y empeorando la calidad de vida. Ahora, a dos semanas de las elecciones, hace un anuncio fantasma y claramente electoralista, prometiendo el cielo en la tierra».