Més Gandia logra las áreas de peso del gobierno pero el PSPV tendrá siempre la última palabra

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, en el centro, junto a Josep Alandete y el resto de ediles del nuevo gobierno de Gandia. / c. woodward
La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, en el centro, junto a Josep Alandete y el resto de ediles del nuevo gobierno de Gandia. / c. woodward

Los socialistas podrán vetar cualquier iniciativa al contar con cinco ediles en la junta de gestión, frente a los cuatro de la coalición nacionalista

Ó. DE LA DUEÑAGANDIA.

El PSPV y Compromís Més Gandia Unida han llegado a un acuerdo de investidura y de gobierno. Las dos formaciones hicieron ayer público el Pacte del Serpis, sellado en el mirador del río, detrás del Ayuntamiento. Hasta allí acudieron la que será alcaldesa de Gandia por segunda vez, Diana Morant, y quien ocupará la vicealcaldía, el nacionalista Josep Alandete.

Ambos estuvieron acompañados de los ediles de sus partidos. En total 15 personas que formarán el primer ejecutivo de «la historia de Gandia con mayoría de izquierdas», como señaló Morant. En el acto todo fueron sonrisas, miradas de complicidad y buenos gestos.

Pese a que tanto Morant como Alandete reconocieron ante la prensa que la «negociación ha sido fácil», «mucho más que hace cuatro años», ambos partidos han atravesado momentos de tensión hasta que el acuerdo ha tomado forma. Ha costado consensuar algunos temas que las dos formaciones llevaban en sus programas y querían plasmar en el acuerdo.

Alandete, en Urbanismo

El reparto del nuevo ejecutivo de Gandia a a Compromís algunas de las áreas de más peso del nuevo ejecutivo. Así, Josep Alandete, además de ser vicealcalde del gobierno, ostentará una de las concejalías más importantes: Urbanismo. Este departamento tiene varios proyectos relevantes en marcha, como la mejora del puente de Alicante.

En este área los nacionalistas quieren controlar, además, el desarrollo de la ciudad y vigilar de cerca cómo evolucionan los proyectos de reformas de centros educativas del programa Edificant, todos muy vinculados a su gestión en materia educativa en el Consell.

Ayer no se dieron a conocer los departamentos que asumirá cada concejal, pero sí cuáles se quedan en manos de los nacionalistas y qué otras estarán gestionadas desde las filas socialistas. Los concejales de Compromís Més Gandia Unida ostentarán todas las de gestión económica, excepto Hacienda.

Bajo la tutela de Compromís estarán las delegaciones de Urbanismo, Gestión del Territorio y el Patrimonio, Participación Ciudadana, Cultura y Promoción Económica. Esta última incluye Industria, Comercio e Innovación. Con ella, se aseguran que se llevarán a cabo las políticas que defienden en contra de la llegada de nuevas entidades comerciales a la periferia, algo que desde el PSPV ven con buenos ojos.

Para el equipo de Diana Morant quedan el resto. Algunas de ellas son Gobierno Interior y Coordinación Administrativa, Seguridad, Coordinación Territorial, Servicios Básicos, Vivienda y Regerenación Urbana, Políticas Educativas, Bienestar Social o Turismo y Smart City. Entre las áreas de los socialistas destacan también Políticas Educativas y Escena Urbana, Política Festivae IMAB.

La fiesta, para el PSPV

Este último departamente engloba las relaciones con Fallas, Semana Santa, Archivos y Bibliotecas y la organización de la Fira i Festes de Gandia. El PSPV suma, por tanto, un total de 16 delegaciones del que será el nuevo gobierno, mientras que los nacionalistas cuentan con cinco, eso sí, algunas de ellas son de elevada relevancia en el ejecutivo.

El acuerdo fija también que habrá dos coportavocías y el número de representantes en la futura Junta de Gobierno. Es en este organismo donde cada partido demostrará el peso que tiene. De hecho, de los nueve miembros que habrá en la junta, cinco serán del PSPV y cuatro de los nacionalistas.

Esto significa que los socialistas tendrán siempre la última palabra en la gestión diaria del consistorio, aunque muchos temas se tengan que llevar a pleno. Esto significa que los socialistas podrían vetar cualquier iniciativa.

Pero desde ambos partidos restaron importancia a estos hechos. Aladente dijo que está convencido de que todo «saldrá por consenso» y no dejó entrever ayer la mínima duda hacia sus socios de gobierno. Fuentes del PSPV también indicaron que este aspecto es «menor», ya que lo relevante es que se ha logrado «un gobierno de 15, formado por dos partidos».