Gandia impone multas de hasta 90 euros a 16 personas por circular con patinete por las aceras

Un joven circula con un patinete por la calle Mayor de Gandia, una zona peatonal en la que los viandantes tienen prioridad. / r. escrihuela
Un joven circula con un patinete por la calle Mayor de Gandia, una zona peatonal en la que los viandantes tienen prioridad. / r. escrihuela

La Policía Local atiende durante los meses de julio y agosto cuatro incidencias con vehículos eléctricos tras caídas fortuitas o atropellos

ROCÍO ESCRIHUELAGANDIA.

La temporada estival se ha saldado en Gandia con 16 denuncias a conductores de patinetes por circular por carriles que no están habilitados para este tipo de vehículos de movilidad personal. La gran mayoría de estas personas que han incumplido la normativa circulaba por las aceras, poniendo en riesgo la seguridad de los peatones.

Ese es el balance de los meses de julio y agosto que ha realizado la Policía Local de Gandia en la iniciativa puesta en marcha para controlar los patinetes eléctricos que están proliferando en la vía pública de muchas ciudades en los últimos meses. Unas denuncias que implican una sanción económica de un máximo de 90 euros, como apuntó el jefe de la Policía Local, Marc Cuesta.

De momento, sólo de trata de una cuantía menor por ser considerada una falta leve, mientras se está tramitando la ordenanza reguladora del tráfico, circulación y seguridad viaria que se encuentra en los últimos pasos del proceso. Cuando entre en vigor esta normativa, las sanciones ya serán más graves, pero de momento, desde el departamento de Tráfico y Seguridad Ciudadana están intentando que los conductores de estos vehículos de movilidad personal se habitúen a la actual normativa y sean conscientes de todos los lugares por donde pueden circular.

La ordenanza que se está tramitando en la Ciudad Ducal recomienda tener seguro y el uso del casco

Tras estas denuncias se han iniciado los expedientes sancionadores que se graduarán en función de la infracción cometida, en virtud de la gravedad de la acción del conductor del vehículo, apuntó el edil de Seguridad Ciudadana, Nacho Andreu.

El concejal destacó que la gente va poco a poco concienciándose de las vías por las que pueden circular y muchas personas han mostrado su interés por conocer la normativa. De hecho, antes de iniciar el periodo de sanciones el pasado 24 de junio, la Policía Local inició una campaña de información para advertir a los conductores, antes de proceder a la multa económica.

Accidentes

También, durante este verano, los agentes han procedido a la retirada de un patinete eléctrico por no cumplir con la normativa de la Unión Europea. A este infractor además se le impone una multa de 90 euros y se le devuelve el vehículo una vez realizados los trámites oportunos, aunque de momento, el propietario no ha pasado a recoger el patinete de las dependencias policiales donde está custodiado a la espera de que el dueño lo reclame.

Además, han sido varias las incidencias en las que han tenido que personarse los agentes durante la época estival. Un total de cuatro atestados constan entre los realizados durante estos dos meses en los que los patinetes han sido protagonistas.

Una de ellas fue por una caída fortuita del conductor del vehículo de movilidad personal, al igual que otra incidencia similar, aunque en esta ocasión el conductor tuvo un percance tras cruzarse un perro en el trayecto del patinete. También hubo otro golpe tras un atropello de un coche a un conductor de un vehículo de dos ruedas, mientras que otra de las caídas se debió a la irregularidad del firme por donde circulaba.

No sólo Gandia es la ciudad donde se han iniciado las sanciones, sino que Valencia también ha comenzado hace semanas a denunciar a los conductores que infringen la ordenanza de circulación. En la primera semana en la capital del Turia la Policía Local impuso 390 sanciones, y dos de cada tres de las multas han sido por circular sin casco. No obstante, conducir por zonas peatonales o llevando auriculares son otras de las conductas más castigadas.

En la Ciudad Ducal, la ordenanza que se está tramitando recomienda tener seguro y el uso del casco, pero de momento no lo contempla como requisito obligatorio.